Inicio

El Blog http://f-llanocoll.blogspot.es fue desde su principio atacado por profesionales pagados por empresas que no desean la difusión de proyectos ecológicos y después de muchas horas de reponer lo que me borraban han conseguido hacer algo insólito, me han eliminado el blog, lo han hecho desaparecer, ahora lo he puesto en esta página web que parece más segura que un blog a los ataques exteriores.

———-oooooooooo———-

Enero de 2.014.- Ahora le ha tocado el turno al correo. Alguien ha conseguido introducirse en él y cambiando la clave me lo ha quitado. Aprovechando la lista de direcciones de amigos, conocidos y personas que me habeis escrito comentando el blog a lo largo de estos nueve años, están enviando este mensaje a todos en mi nombre: ESTOY EN APUROS FINANCIEROS Y NECESITO URGENTEMENTE QUE ME AYUDES, NO ME LLAMES POR TELÉFONO PORQUE TAMBIÉN ME LO HAN ROBADO, CONTESTAME POR ESTE CORREO.

No se os ocurra caer en la trampa de esta gente timadora que si le contestas te dirá seguramente una cuenta bancaria para que le mandes dinero fingiendo que soy yo con graves problemas económicos.

Ha sido mi correo más antiguo: teyolco@hotmail.com el que han robado, por ello lo he tachado en la Nota 1 y sólo me quedan teyolco@gmail y fernandollanocoll@outlook.es para nuestras comunicaciones.

Outlook y la Guardia Civil están investigando quienes son los culpables, esperemos los resultados.

———-oooooooooo———-

TEORÍAS, EXPERIMENTOS Y OBRAS DE FERNANDO LLANO COLL

PROYECTOS DE UTILIDAD

A continuación expongo proyectos de variado tema que de ser puestos en marcha por todas las naciones cambiarían las economías, evitarían la pobreza y los enfrentamientos y serían el puente para la comprensión y la solidaridad entre todos los habitantes del planeta, que podrían además entenderse mejor hablando el mismo idioma.

Están divididos en ocho partes, de los cuales unos sirven para aprovechar científicamente los recursos que la naturaleza nos proporciona, otros son críticos e innovadores, dos de ellos son fuentes inagotables de energía renovable y el último es un idioma sencillo de fácil asimilación,

Este es el índice de los ocho proyectos:

1ªParte – EL ORO AZUL

2ªParte – LA CIUDAD EDIFICIO

3ªParte – REFORESTACIÓN

4ªParte – EL RECICLADO

5ªParte – LAS VOTACIONES

6ªParte – COMPLEJO FLUVIAL PRODUCTOR DE ENERGÍA

7ªParte – COMPLEJO MARINO PRODUCTOR DE ENERGÍA

8ªParte – SOREGE, UN IDIOMA PLANETARIO

————————————————————————————————————————————————————–

Nota nº1.- Dado que los correos electrónicos han incluido unos filtros para evitar los no deseados y muchas veces se equivocan y eliminan algunos que no son basura, tengo críticas de personas que me han enviado comentarios y consideran una grosería que no le conteste, pero la razón es que la gran cantidad de correos que me citan en sus reclamaciones no los he recibido. Mi correo es desde siempre teyolco@hotmail.com (ahora robado por alguien) pero en vista de que esos filtros son demasiado rigurosos, he abierto dos correos más y si uno no funciona mandarlo a otro, o mejor aún a todos a la vez. Son teyolco@gmail.com y fernandollanocoll@outlook.es

————————————————————————————————————————————————————-

Nota nº 2.- Detrás del último proyecto se ha reproducido una carta comentario remitida por los “indignaos” del 15 M. ————————————————————————————————————————————————————-

Nota nº 3 – Por fin me han recuperado el correo robado teyolco@hotmail.com, cuyo autor parece ser un elemento de la ciudad africana de Abidjan en Costa de Marfil. Gracias al aviso puesto aquí y los enviados personalmente a amigos y conocidos ninguno ha caído en la trampa de enviarle dinero. Para vivir en el llamado tercer mundo hay algunos que están demasiado espabilados y con poca honradez. Por ello, podéis volver a usar este correo para enviarme vuestros mensajes.

————————————————————————————————————————————————————–

Año 2.016.- Desde que me jubilé hace ya quince años por lo menos, he dejado a un lado la producción de inventos que ya no podré comercializar por mi edad y me dedico con preferencia solamente a escribir. Aparte del idioma sorege, que es el proyecto nº ocho, he publicado unas novelas que en la página www.elcolordelcristal.com están anotadas con su argumento y un buen puñado de las primeras páginas para que os hagáis una idea del contenido. Echarles una ojeada y darme vuestra opinión. Gracias.

————————————————————————————————————————————————————–

AQUÍ EMPIEZA UN CORTE ACLARATORIO

He recibido gran cantidad de correos con muy diversos comentarios a los cuales he contestado puntualmente, pero como hay varios temas que se repiten sin cesar es conveniente que los exponga para que todos lo lean y evitar las reiteraciones citadas. El 80% de los que me han escrito dan por sentado que, de llevarse a cabo el proyecto Oro Azul, lo hará una de las sociedades poderosas que se llevan todos los chollos en este país y subcontratará a un puñado de empresas que entre todas sumen como mucho cincuenta mil empleados. Esa opinión repetida continuamente apoya el otro tema también reiterado hasta la saciedad: Que les parece una exageración asegurar que el proyecto Oro Azul hará que el INEM se quede casi vacío teniendo en cuenta que vamos camino de los cinco millones de parados.

Respecto a la primera opinión citada, es evidente que en el proyecto está bien explicado el funcionamiento del mismo. El equipo de ingenieros y arquitectos del Ministerio de Obras Públicas y Fomento debe realizar los planos de ejecución y su departamento de obras contratar a miles de empresas. Si los profesionales de los ministerios, acostumbrados a que las compañías ejecutantes de los proyectos se encarguen de todo, con el consiguiente incremento de los precios, prefieren apoltronarse en su sillón y no se hacen cargo de la planificación, efectivamente no se habrá resuelto nada y si, además, como opina esa inmensa mayoría se adjudica a una de las empresas multimillonarias de siempre quedará bien claro que algún pez gordo ha sido sobornado.

Referente a la segunda opinión podemos hacer números: Los acueductos suman un total aproximado de 20.000 kilómetros de longitud que junto con unos 800 embalses de las esquinas, más los necesarios e inmensos embalses madre, forman la obra más dura del proyecto. Las múltiples derivaciones dentro de cada cuadrícula para una distribución total a cada rincón de la misma y las instalaciones de bombeo completan el trabajo. La adjudicación de sectores a cada empresa tiene varias normas.

Primera, ha de hacer cada una un trabajo exactamente igual, si los acueductos se encargan en lotes de veinte o treinta kilómetros, por ejemplo, no importa que una empresa sea más grande y prestigiosa que otra el encargo es el mismo para ambas, un único lote. Los embalses pequeños, los grandes, la distribución interior y la ingeniería de bombeo se aplica de la misma forma en lotes que se puedan hacer en un plazo prefijado.

Segunda, a cada una de las miles de empresas contratadas se le concede un plazo de dos o tres años para entregar el trabajo, de este modo deberán tener personal suficiente para no incumplir el contrato.

Tercera, todo nuevo empleado que necesiten ha de contratarse en el INEM respetando la antigüedad del mismo en él. Al obligar a que se termine el proyecto en dos o tres años las empresas deben contratar bastantes obreros para cumplir el plazo. Así y todo tienen razón los remitentes de los múltiples correos escépticos, ya que se puede calcular que para realizar esta obra bastan con poco más de un millón de obreros.

Pero ese millón de obreros mueven al resto. La demanda de cemento, ferralla, arena de río, grava, etc. hará que todas las fábricas, fundiciones, excavaciones y almacenes actualmente casi inactivas necesiten miles de trabajadores para ponerse en marcha y atender la lluvia incesante de pedidos. Compañías de excavación habrán de ser contratadas por el Ministerio de Agricultura, a fín de que draguen los ríos hasta llegar al firme de los cauces originales y extraigan miles de millones de toneladas de sedimentos que empresas de transporte llevarán a los desiertos, páramos y otros terrenos baldíos para que brigadas de trabajadores de cada comarca coloquen una capa fertilizante sobre ellos. Dado que habrá agua sin límites para riegos, ese mismo ministerio puede echar una ojeada al tercer proyecto “Reforestación” y ocupar a miles de empleados en llenar los montes, las tierras pedregosas y otras zonas no útiles para la labranza con los árboles que los incendios nos han arrebatado y muchos millones más para fabricar bosques productivos.

Ya hemos empleado a más de dos millones y medio de parados. Actualmente la crisis económica ha azotado tan fuerte a las familias que la mayoría de las cosas no fundamentales han quedado excluidas. El peluquero ha despedido a todos sus oficiales ya que la gente se pela en casa. Los restaurantes tienen la nómina justa para atender a los escasos clientes y así cientos de empresas de servicios o han cerrado o se mantienen a duras penas con personas de la misma familia.

Desde el momento en que más de dos millones y medio de personas repartidas por todo el país han recuperado un empleo, las familias saldrán de ese retiro forzado que han tenido en sus casas y todo negocio de servicios comenzará a incrementarse, debiendo recuperar a los trabajadores que enviaron al paro y pronto otro millón se dará de baja en el INEM. Aún queda ese millón aproximadamente que nunca desaparece del paro y siempre están ahí, son los soñadores, los inconformistas, los del “que dirán”, los inexpertos y los vagos recalcitrantes que están apuntados para justificarse pero no se emplean nunca. Unos sueñan con alcanzar un puesto de funcionario para trabajar poco y ganar mucho, otros esperan un empleo que les ilusione pues no tienen necesidad perentoria de dinero mientras viven con sus padres, aquellos que aunque precisen dinero no se rebajarán a trabajar en algo que desprestigie su personalidad ante sus vecinos, jóvenes que no han trabajado nunca y al no tener experiencia nadie los llama, etc.

De este modo se sale de la crisis totalmente durante dos o tres años, pero el gobierno debe aprovechar esos años para dar un nuevo enfoque creando puestos de trabajo de industria pesada, de automoción, tecnológicos, agrícolas, innovadores, creativos, que produzcan beneficios a la nación, no llenarlo de más parásitos con empleos para realizar trabajos inútiles o incrementar de forma desmesurada la nómina de funcionarios del gobierno, actitud que solamente aumentará la crisis en lugar de eliminarla.

Ahora que he cortado la exposición de los proyectos para introducir esta aclaración a los correos electrónicos, quiero aprovechar para ACUSAR RECIBO de las cartas que distintos gobiernos me han enviado agradeciendo amablemente el haber expuesto al público de forma gratuita estos proyectos, sobre todo el de reforestación que les ha dado ideas para sacar beneficios de sus selvas. Reciban todos ustedes un cordial saludo y los votos de mi mayor consideración.

FIN DEL CORTE ACLARATORIO

———————————————————————————————————————————————-

PRIMERA PARTE

EL ORO AZUL

La historia del petróleo, llamado popularmente oro negro, es tan negra como el propio producto. Ha enriquecido de forma ilegal a muchos desaprensivos, ha dejado residuos apestosos y veneno a lo largo de todos los mares, ha provocado guerras y abusos, ha corrompido la atmósfera de la Tierra y, a pesar de la búsqueda masiva de nuevas energías, aún no tiene competidores con fuerza suficiente para relegarlo por completo al olvido. Del mismo modo que el oro negro ha movido durante un siglo el mundo industrial y se busca y aprovecha hasta la última gota, tenemos otro oro insustituible, beneficioso, sano y vital para nuestra existencia, el oro azul o agua potable que, por el contrario, lo desaprovechamos vergonzosa e insensatamente.

La zona norte del globo terráqueo, Alaska, Canadá, Suecia, Noruega, Finlandia, Norte de las Rusias y Siberia, no se preocupan en absoluto de ello, ya que no solamente les sobra sino que incluso llega a molestarles tanta abundancia. Bajando desde las zonas heladas hasta las situadas por encima del paralelo 45, todas las comarcas comprendidas entre ellas no conceden a la palabra sequía el sinónimo de catástrofe pues normalmente abundan las lluvias, incluso a veces con exceso. A partir de ese paralelo aproximadamente todas las tierras padecen carencia de agua. El sur de USA, México, todos los países de la cuenca del Mediterráneo, tanto los europeos como los africanos y, empezando en el Oriente Medio, la larga hilera de terrenos secos, semidesérticos o desiertos totales que cruza Asia desde el Poniente al Levante.

Este panorama del hemisferio norte se reproduce casi exactamente en el hemisferio sur. Las zonas semisecas, secas y desérticas empobrecen las naciones y nadie se decide a buscar y aprovechar al máximo el agua potable hasta la última gota, como hacen con el petróleo. Los lugareños que habitan las riberas de un río, incluyendo también aquellos que viven en lugares apartados de la cuenca, se consideran dueños del mismo y se revolucionan si dentro de su territorio algún gobierno se atreve a construir un canal para llevarse parte del agua a otra provincia. De hecho, por cada comarca donde pasa ese río, desde su origen hasta su desembocadura en el mar, todas ellas se consideran estafadas porque el estado no les permite adueñarse de un buen porcentaje del caudal en lugar de recibir las pequeñas dosis que se les concede para los usos imprescindibles.

Es lamentable y, además, ridículo, que durante una época de prolongada sequía donde no se puede regar, las plantaciones se agostan e, incluso, se llega a racionar el agua para el consumo humano en las ciudades, estemos arrojando al mar por nuestros ríos cientos de millones de litros de agua potable cada segundo.

SOLUCIÓN AL PROBLEMA

Para que nadie considere que se le está robando “su agua” y no desperdiciarla de forma tan inútil e insensata, la solución consiste en recoger los caudales de los ríos en el momento en que éstos la pierden a favor del mar. A partir de ahí ningún habitante ribereño se considerará estafado, ya que se ha quedado fuera de su alcance y la ha perdido para siempre. Hay que hacer hincapié en dos asuntos trascendentes.

Primero, los ríos atraviesan varias provincias o regiones y nadie puede considerarse dueño de esas aguas. Si el río nace y desemboca en el mar o una laguna sin salir de una provincia o territorio e, incluso, si nace un manantial en tu propiedad, ese agua es indiscutiblemente de toda la nación, ya que las cuencas hidrográficas, el control y mantenimiento de los ríos, sus aguas y la costa marina pertenecen única y exclusivamente al Estado, o sea, a todos los ciudadanos de la nación.

Segundo, como nunca se podrá recoger la totalidad del caudal siempre seguirán los ríos enviando agua al mar que, dicho sea de paso, no le hace ninguna falta, ya que la licuación de los hielos polares están haciendo disminuir la salinidad del agua de forma alarmante y muy peligrosa para la vida de la fauna marina. Por ello, si le pudiéramos quitar gran parte del agua dulce que recibe de los continentes sería muy beneficioso para los océanos pues retrasaría el momento en que muchas especies marinas se puedan extinguir.

En los países citados al principio donde la abundancia de agua aburre a los ciudadanos, que se pasan la vida quitando continuamente la nieve de sus porches, aceras y vehículos, o sufriendo inundaciones y riadas, sería inútil pretender llevarles más agua aún hasta sus casas con acueductos y, además, cobrársela a buen precio. Sin embargo, toda nación con territorios áridos o desérticos tiene la oportunidad de cambiar el clima, hacer desaparecer las sequías para siempre y cobrar un impuesto para compensar el servicio. Se trata de una obra faraónica que normalmente se haría a lo largo de muchos años, pero aprovechando la crisis económica actual y los millones de obreros parados en la actualidad sería posible completarlo en dos o tres años. No estoy hablando de unas obras públicas, a veces innecesarias, que se proyectan con el fin exclusivo de emplear a algunos miles de trabajadores. Este proyecto dejaría las oficinas del paro de todo un país vacías y la inversión gubernamental se recuperaría con creces en poco tiempo. Con el aliciente de implantar un impuesto directo permanente que proporcionará muchos millones de euros al año a las arcas del Estado.

Es curioso que los gobiernos busquen por todos los medios el incrementar los impuestos y se sacan de la manga obligaciones a veces absurdas y, casi siempre, abusivas contra el ciudadano. El agua del país pertenece a todos los habitantes del mismo, el agua del Guadalquivir es también de los gallegos, así como la del Miño es de los valencianos y la del Ebro es de los salmantinos, etc., por ello el estado, en nombre de todos los españoles, deben controlar esa riqueza y recaudar millones para invertirlos en medicinas, escuelas, carreteras, hospitales y todo aquello que precisan los ciudadanos que le han cedido el control del agua. Vergonzosamente gravan los combustibles, suben el IVA, tratan de demorar la edad para pagar más tarde las pensiones y ningún gobierno ha explotado esa riqueza de forma adecuada para producir un mayor bienestar al pueblo.

Este proyecto lo debe realizar directamente el Ministerio de Fomento y Obras Públicas y no encargarlo a alguna empresa nacional de gran envergadura que hará lo de siempre, presupuestar un precio muy por encima de la realidad en el que además de unos beneficios propios totalmente abusivos están integradas las comisiones para los funcionarios taimados que desde la sombra inclinan la balanza para que se le adjudique el asunto, subcontratar a empresas de todas las regiones del país, pagarles una miseria y, como compensación, no comprobar e, incluso, incitarles a que su plantilla esté llena de extranjeros sin papeles a los que explotan vergonzosamente, eso si no tienen la osadía de traer subcontratadas cientos de empresas de países pobres que trabajen por poco más que el sustento dejando a los españoles parados con un palmo de narices. Por si fuera poco, al ver la magnitud de los trabajos en lugar de venir en pateras los extranjeros del sur lo harán nadando para llegar antes y que decir de las fronteras terrestres, que más que fronteras parecen embudos de manga ancha, toda la gente de Europa y de más allá de ella entrará a raudales.

El estudio de arquitectura e ingeniería del Ministerio debe planificar al milímetro todo el proyecto a lo largo y a lo ancho de la nación y su sección de obras hacerse cargo de la ejecución, subcontratando a miles de empresas honestas de toda la geografía para construir bajo su supervisión las obras que pasan por su localidad y encargarles el posterior mantenimiento de las mismas, poniendo el gobierno para su contratación una condición fundamental: SOLAMENTE SE ADMITIRÁ QUE PARA AMPLIAR SU PLANTILLA CONTRATE A OBREROS QUE ESTÉN EN EL PARO Y ATENDIENDO A SU ANTIGÜEDAD EN ÉL. No se debe olvidar que la avalancha de extranjeros que llegarán de todas partes se apuntarán a la lista de parados apenas pongan el pie en el país y no pueden ser contratados mientras que la lista antigua no esté vacía.

Respecto al enorme presupuesto económico de estas obras, hemos de pensar en los ahorros e ingresos descomunales que conllevan. Al ahorro de la enorme fortuna que se paga mensualmente a todos los obreros que perciben el subsidio del paro, a las ayudas extraordinarias para quienes se les ha acabado el mismo y otro buen número de ayudas sociales establecidas para paliar la crisis que dejará de abonar la Hacienda Pública, se le ha de sumar una cantidad mucho mayor que las empresas deberán pagar mensualmente a la Seguridad Social por los millones de empleados contratados, para construir cada una el fragmento del proyecto que pasa por su localidad o entorno que le haya sido encomendado por el Ministerio.

Además, la demanda colosal de cemento, arena, vigas, ladrillos y ferralla hará trabajar a cientos de fábricas día y noche, las cuales habrán de contratar una nómina de trabajadores tres o cuatro veces mayor que la antigua que tenía antes de la crisis económica. Ese ahorro de pagos fabulosos y el ingreso de otros más grandes aún, financiará más del 80% del ingente presupuesto. Teniendo en cuenta que una vez terminado el proyecto se cobrarán muchos millones de euros anuales por el consumo del agua, para el resto de la financiación se pueden concertar créditos que los beneficios de la propia obra irán cancelando sin mermar los presupuestos normales del Estado.

Como ejemplo práctico de la ejecución de estas obras voy a plantear su realización en España. Mientras tú asimilas lo que lees puedes ir pensando la forma de trasladar el asunto a tu propio país, pero ante todo debes tener presente una cosa, si tu gobierno dice que el estado no puede hacer obras pues eso pertenece a la industria privada, ES MENTIRA. Es norma internacional que nadie particular puede tocar ese tema, las aguas y las cuencas hidrográficas pertenecen única y exclusivamente a todos los habitantes de la nación y es el Estado quien tiene la obligación de controlar y planificar su buen uso en nombre de todos los ciudadanos.

El dibujo que viene a continuación es un croquis que se vende en las librerías para los estudiantes con la situación y los nombres de los ríos españoles, aunque faltan una cantidad de ellos que han omitido por causas que desconozco. eloroazul

En todas las desembocaduras de estos ríos, desde el más grande al más pequeño, se construye una pequeña represa de un par de metros de altura aproximadamente sobre el nivel habitual del caudal, colocada a una distancia que nunca las aguas del mar en su marea alta, o impulsada por reflujos anormales, puedan llegar hasta ella y mezclarse con el agua dulce. Por la parte interior de esta represa se fabrica un habitáculo con paredes filtrantes donde se introducen a media altura los gruesos tubos de las bombas de aspiración. Estas potentes bombas, calculadas en potencia y cantidad de acuerdo con el aforo de cada río, deben succionar el 80 ó 90 por ciento del agua que se dirige al mar y elevarla a un estanque aéreo fabricado sobre pilares en la misma zona de la represa. Desde allí lo elevan a un segundo estanque situado a más altura y alejado del cauce, siempre con nuevas bombas que colocan el embalse cada vez más alto hasta llegar al nivel concertado para su distribución a lo largo de la zona elegida.

Para ir purificando las aguas, cada paso de embalse lo harán a través de filtros que eliminen las impurezas, de este modo cuando lleguen a un depósito preparado para potabilizarlas con destino al consumo humano serán un 90 por ciento más puras que cuando se sacaron de los ríos. Supongamos que para llegar ese agua por su propio impulso de gravedad a todas las tierras cultivables y los centros de población del sector costero, la llamada Zona-A, que va desde Gerona en la frontera con Francia hasta el Guadiana en la frontera con Portugal, se necesita que esté a una altura de 40 ó 50 metros sobre el nivel del mar, por ello, el último estanque o embalse donde terminan de subir las bombas el agua de cada uno de los ríos, que llamaremos embalses madre de la Zona-A, deben estar todos a la misma altura exactamente formando un cordón de comunicación desde un extremo a otro de dicha zona, ya que su circulación y distribución se basa en el principio de los vasos comunicantes.

A continuación ver el mapa del país con las zonas de distribución y un croquis minimizado de la cuadrícula de los acueductos que cubrirían toda España.

eloroazul2

Una vez suministrada toda la Zona-A hemos de hacer lo mismo con la Zona-B, se han de establecer cordones de embalses madre y cuadrículas de distribución a distintas alturas para cubrir los diversos niveles según la constitución de los terrenos. Se entiende que hablamos de la altura de las tierras de campos y las poblaciones, no de montes o serranías. Por otra parte, tenemos el litoral cantábrico o Zona-C, cuyo complejo se construirá de la misma forma. Una altura exacta sobre el nivel del mar de la cadena de embalses madre que recojan el agua de todos los ríos de ese sector y cubra las necesidades de la comarca costera, las cuales no son tan perentorias ni voluminosas como en la zona mediterránea pues es un clima lluvioso en extremo, por lo que la mayor parte del agua recogida queda disponible para su envío a la Zona-B y D e, incluso, parte de ella a la Zona A que es la más necesitada de todas.

Teniendo en cuenta que los terrenos de la Zona-D están en un promedio de 300 metros sobre el nivel del mar con un clima árido, se construyen los transvases de los embalses a una altura conveniente para llegar al último rincón, aprovechando la orografía escarpada que rodea la Zona-C se puede elevar el nivel para surtir el centro del país sin tener que erigir ningún embalse sobre pilares, pues ese cordón de embalses madre iría construido sobre las cadenas montañosas que van desde Navarra hasta Galicia, consiguiendo la máxima altura para que el agua llegue hasta el último rincón del país. Por ejemplo en el centro de la nación, su capital Madrid está a más de 500 metros sobre el nivel del mar.

Las galerías acueducto, con una medida de 1,50 metros de anchas por 2 metros de altura si son de obra o de 2 metros de diámetro si son de tubo de fibrocemento soportado, soterradas unas veces para pasar por debajo de grandes autopistas o vías férreas de varios ramales, apoyadas por el suelo en escasos lugares puntuales o la mayor parte de ellas elevadas sobre pilares con un mínimo de 2,50 o 3 metros de altura por la campiña para que toda clase de vehículos, incluídos grandes tractores y cosechadoras, pasen holgadamente por debajo y unos 6 metros de altura en los sectores de galería que han de cruzar carreteras.

Este último sistema soluciona varios puntos, primero no entorpece la libre circulación de personas, animales y vehículos por campos y caminos y, segundo, evita que el gobierno haya de pagar ingentes cantidades de dinero para expropiar el terreno que ocuparía yendo por el suelo o empotrada, especialmente si las tierras son laborables. Cada tres o cuatro metros de longitud del acueducto aéreo suben del suelo para soportarlo dos pilares de cemento armado que se empotran en tierra metro y medio formando en su apoyo más bajo una zapata, la cual queda escondida un metro por debajo del nivel del suelo y, por tanto, el agricultor puede seguir plantando sobre ella con ese metro de tierra encima. De este modo, el Estado debe expropiarle únicamente lo que ocupa el pilar cuya medida es de 25 x 25 centímetros. Calculando el máximo, o sea, que se han colocado dos pilares cada tres metros, a lo largo de cada kilómetro de longitud que atraviesa un acueducto por tierras privadas y productivas, que sería la factura más gravosa económicamente, debe expropiar y pagar el espacio que ocupan 666 pilares. 16 pilares de 25 x 25 centímetros suman un metro cuadrado, así pues tenemos: 666 : 16 = 41,62 metros cuadrados, escasa factura que se debe abonar para comprar los apoyos por cada kilómetro atravesado.

Toda esta instalación, vaya a los 2,5 ó 3 metros de altura patrón o haya que elevarla en algunos lugares por necesidad, siempre ha de estar por debajo del nivel de sus embalses madre para que la circulación sea fluida y consistente. En su conjunto total, constituirán la figura de una red gigantesca que cubra por completo el mapa nacional formando, por ejemplo, cuadros de 25 ó 40 kilómetros de lado, según la topografía y las necesidades. De ellas surgirán todo tipo de conducciones para suministrar a los municipios que se encuentren ubicados dentro de dicho cuadro. Las cuadrículas formadas por los acueductos no tienen por fuerza que ser cuadrados exactos, si la orografía u otro impedimento se interpone en la dirección que impone el proyecto, no se va a atravesar una montaña con un largo y costoso túnel o una población por el centro de sus calles por seguir de forma implacable la línea trazada en el plano. Si nos encontramos con una cadena de montes más o menos altos construiremos el acueducto siguiendo sus laderas aunque te hayas de desviar varios kilómetros, hasta llegar a una garganta o un valle por donde pueda pasar la construcción sin demasiados problemas, y retornar por las laderas contrarias a buscar el lugar exacto por donde iba la línea para seguir las pautas del plano. Lo mismo ocurriría si se tratara de una ciudad o cualquier otro obstáculo que se interponga por donde se ha proyectado que pase ese acueducto. En cada esquina de esos cuadros, donde se unen cuatro conductos, hay siempre un estanque pequeño, cuadrado y cubierto construido a la altura de sus embalses madre, para que no se desborde, que tiene cuatro compuertas, las cuales pueden abrir o cerrar el flujo de agua a cada una de las galerías acueducto, para poder cerrar y reparar una de ellas si hay fugas de agua por avería, accidente o sabotaje.

DISTRIBUCIÓN DEL AGUA

Ese agua perteneciente al Estado se repartirá sin tener que ir controlando casa por casa su consumo, de eso ya se encargarán los ayuntamientos. Un nuevo Ministerio de Recursos Naturales llevará el control de la distribución y fijará las tarifas del cobro anual que realizará Hacienda. Inspectores del agua pertenecientes a ese ministerio recorrerán las aldeas y las ciudades y deben analizar cual va a ser el consumo real o, al menos, lo más aproximado posible. Deben ir a los ayuntamientos y anotar el censo actualizado de habitantes, calcular todo el gasto de agua que se utiliza en cada vivienda, riegos de plantaciones y calles, fuentes, piscinas públicas y privadas y un larguísimo etcétera. Luego se aplica un baremo concertado a cada caso, uso o circunstancia, cuya suma será el pago anual que ese ayuntamiento ha de efectuar a Hacienda, después ellos recuperarán con creces ese capital cobrando a cada vecino con las tarifa que convengan. La razón de que sean los inspectores quienes recojan los datos in situ en lugar de hacer los cálculos sentados tranquilamente en las oficinas fiándose de lo que les comuniquen los ayuntamientos, es la picardía innata de la gente.

El ayuntamiento de un pequeño pueblo perdido les remite una copia del censo. Tiene 500 habitantes y un pequeño número de hectáreas de regadío. Un inspector viaja allí y recorre el lugar, cerca del pueblo, en las estribaciones de un monte o en las cercanías de una laguna, hay una urbanización de uso veraniego que está totalmente vacía pero en verano se llena con una población de cuatro o cinco mil habitantes, cosa que el ayuntamiento había silenciado. Por otra parte, la afluencia de esos veraneantes está motivada por el paisaje y el aire puro, pero también por un par de hermosos campos de golf que el ayuntamiento riega a diario durante todo el año para mantener el césped fresco y vigoroso. Esa es la  causa por la cual el establecer las cuotas y revisarlas anualmente ha de ser tarea de los inspectores de campo para evitar los fraudes.

VENTAJAS QUE PROPORCIONA LA ABUNDANCIA DE AGUA

Comarcas totalmente estériles como el desierto de Almería, los inmensos páramos como los Monegros aragoneses, la árida y yerma Castilla y, en suma, más de la mitad del suelo español es improductivo. Con esa abundancia, incluso excesiva, que el gobierno puede dilapidar en empapar todo el territorio nacional hasta convertirlo en un vergel de norte a sur y de este a oeste, la palabra sequía desaparecerá de nuestro vocabulario habitual y habremos cambiado el clima del país. El subsuelo freático que durante siglos ha sido esquilmado llegando a secarlo sacando hasta la última gota con pozos los agricultores para el riego, se recuperaría, tenemos el triste ejemplo de las Tablas de Daimiel. Cientos, miles de manantiales que han ido desapareciendo a lo largo de los siglos por ausencia de agua en el subsuelo volverán a manar haciendo que los ríos sean más caudalosos. Los embalses que ahora se encuentran siempre en niveles mínimos estarían a tope y deberán dejar salir diariamente todo el caudal que reciben so pena de desbordarse, por ello aquellos embalses cuya misión es solamente de retención de agua para riegos o suministro a poblaciones deben ser transformados en centrales hidroeléctricas, para aprovechar esa caída continua de agua día y noche y su producción de energía compensará el gasto de electricidad que hacen las bombas del sistema. Los ríos que han desaparecido también siglo a siglo, volverán a renacer y llegarán hasta el mar donde debemos poner el sistema de reciclado para recoger el agua y que no se pierda.

En la costa mediterránea, por ejemplo, hay infinidad de barrancos secos que eran riachuelos que humedecían la campiña y ríos importantes como el Mijares de Castellón, el Turia de Valencia y el Segura de Murcia que retienen su escaso caudal en embalses y hace muchas décadas que no vierten una gota de agua al mar. Con esta reforma volverán a tener sus aforos perdidos y habremos de incluirlos en el reciclado y bombear su exceso para restituirlo de nuevo al caudal interior. Teniendo un caudal continuado de aguas interminables, gastando y reciclando sin parar, podemos decir que hemos conseguido la corriente continua de uso y reciclado. El invierno 2.009 – 2.010 ha traido a la zona mediterránea agua en tal cantidad que los estragos de las sequías anteriores se han subsanado. Si esas lluvias invernales fueran a producirse ya continuamente porque el cambio climático nos empuja hacia una glaciación inminente, todo este proyecto no tendría razón de ser. Sin embargo, la experiencia nos ha demostrado que los fenómenos meteorológicos se suceden en ciclos, a este año pluvioso en demasía le seguirán seguramente dos o tres con escasez de lluvias y volveremos a padecer sequía. Ante la ausencia de riego natural, los agricultores seguirán usando la reserva de los pozos para sus plantaciones y de nuevo el agua almacenada en el subsuelo freático irá disminuyendo, los indicadores visibles en superficie de esa merma excesiva, que son los niveles de las albuferas, lagunas y humedales pantanosos, nos avisarán bajando su nivel centímetro a centímetro hasta límites alarmantes como en Doñana o caóticos como en las Tablas de Daimiel.

Cuando se produce un incendio forestal acuden camiones cisterna cargados de agua que han de ir y venir de distancias considerables para la recarga, aviones, helicópteros y, lo más grave, docenas de personas que se juegan la vida tratando de hacer pasillos cortafuegos metidos en el foco del incendio y muchas veces son atrapados por él que los rodea con sus llamas en una trampa mortal. En la fecha en que el mapa nacional esté cubierto por la red de acueductos mayores y miles de gruesas tuberías como una maraña suministrando agua a cualquier punto de ese recuadro, solamente deberán llevar camiones motobombas y colocarlos rodeando desde el exterior el incendio por tres o cuatro puntos críticos, gruesas mangueras acopladas a cualquier conducto general que lleve el agua hasta los vehículos y luego en la salida de esas motobombas de potencia tan grande que ella sola ocupe toda la plataforma del camión, una docena de mangueras empalmadas tramo tras tramo hasta alcanzar más de un kilómetro de longitud, las cuales los bomberos llevarán ladera arriba si es montañoso o en llano caminando en abanico hasta encontrarse con sus compañeros que vienen apagando sus zonas y extinguirán en pocas horas el incendio más voraz.

Los combustibles vegetales se están poniendo de moda y quieren sacar gasolina hasta de las lentejas. Ya se ha encarecido el trigo y otros productos por estar tratando de suplir el carburante petrolífero por este nuevo. Se debe promocionar a las empresas para que busquen el elemento ideal que produzca mayor cantidad y calidad. La colza y la palma parece que hoy en día van a la vanguardia de esos estudios. Teniendo en cuenta que nos sobrará terreno fértil para plantar los artículos de primera necesidad como el citado trigo para evitar las subidas de precio por la escasez, nos quedan miles de hectáreas, antes estériles donde cosechar la colza y todos los montes hasta ahora inútiles pero después regables para plantar árboles de palma y extraer el aceite de ambos productos. Siempre que la tecnología no haya encontrado otras plantas con mejor rendimiento. En cualquier caso, al Estado le interesa la producción de este combustible para seguir cobrando el impuesto sobre el mismo y, si su fabricación fuera masiva, imponerlo como único al consumo para ahorrarse la importación de petróleo y el progresivo envenenamiento de la atmósfera.

RECUPERAR LAS TIERRAS DESERTIZADAS

Como la sexta parte de este proyecto necesita usar limpias las cuencas de todos los ríos del país, se aprovechará esa limpieza para retirar con dragas los millones de toneladas de sedimentos fluviales y tapizar con ellos los terrenos desertizados para acelerar su fertilidad. Estos terrenos han sufrido su aridez extrema en parte por culpa de las sequías, pero sobre todo por la ineptitud de los agricultores al permitir que las lluvias se lleven las tierras fértiles por hacer los surcos del arado a favor del desnivel del terreno. Así durante siglos, cosecha a cosecha y lluvia tras lluvia la capa de tierra fértil ha desaparecido de las fincas. Se ha ido deslizando hasta los valles y al final han terminado en el fondo de los ríos, los cuales han conservado un porcentaje sedimentado en su fondo, pero la mayor parte de esa tierra fecunda se ha perdido en el mar.

En los ríos, sobre todo en los grandes, esa capa de sedimento puede alcanzar dos o tres metros de altura, con lo cual el fondo del cauce original ha subido tanto que casi todas las riadas son más propicias a desbordarse. Después de dragarlo para que quede a su nivel natural pocas veces se saldrán las aguas para provocar inundaciones. Habiendo recibido los agricultores una buena capa de ese sedimento fertilizante sobre su finca, aparte de arar con los surcos en sentido perpendicular a la línea de desnivel del terreno, deberán fabricar una pequeña pared en el declive que retenga todo aquello que los riegos, las lluvias, vientos y tormentas muevan hacia el lado en caída que se llevaría la tierra, ya sea una pendiente grande o suave. De este modo, cuando se prepara el terreno para la nueva cosecha lo que se ha movido de su sitio se recogerá de los pies del pequeño muro de retención distribuyéndolo de nuevo en su lugar sin perder ni un gramo de tierra fértil.

Con la abundancia de agua y el clima del sur de Extremadura, de Murcia y la totalidad de Andalucía, pueden esos terrenos convertirse en la zona tropical de Europa. Árboles exóticos de especias como el de la canela, la vainilla y otras muchas tanto arbóreas como de plantel, frutos típicos de clima tropical como los mangos, aguacates, papayas, etc., abrirían nuevos mercados en Europa sin competencia.

APLICACIÓN DEL PROYECTO A OTROS PAISES

Tomando al pie de la letra las medidas tomadas para el cambio en España y aplicándolas a cualquier otro país cuyo clima sea semejante, se conseguirán erradicar las sequías, la escasez de alimentos y cambiarán el clima. México tiene un cierto número de ríos que si bien no son muy caudalosos todos unidos pueden aportar muchas toneladas de agua por segundo. El Bravo lo comparte con USA y el Colorado le llega muy mermado. Pueden extraer agua de lagunas, ya que a la larga esa agua multiplicada por dos les llegará de nuevo a esos lagos. En el Mediterráneo, Italia, la descompuesta Yugoslavia, Grecia y Turquía pueden conseguir que sus regiones sureñas siempre escasas de agua para cultivar queden igualadas a las norteñas, aparte de desaparecer para siempre las largas jornadas de angustia, destrucción y, a veces, muerte, que se repiten los veranos con los incendios forestales al poder inundar rápidamente con toneladas de agua las llamas. Pavorosos incendios como los griegos que llegan hasta los arrabales de Atenas serían un recuerdo. En Italia, como prolongación al recuadro en cuadrícula más próximo al estrecho de Mesina saldría un ramal submarino para llevar a Sicilia un aporte de agua constante que le es muy necesario para su economía.

El Líbano solamente tiene el Orontes y el Litani con categoría de ríos y no de mucho caudal, pero dado que su terreno es muy pequeño entre ellos y otros riachuelos quizás se pueda recoger el agua suficiente para conseguir la corriente continua de uso y reciclado. Irak tiene el Eúfrates y el Tigris que gracias a las nieves de las montañas norteñas mantienen un caudal medio, nunca comparable al de la antigüedad cuando la Mesopotamia era un vergel maravilloso. En la unión de estos ríos al formar el Chat el Arab se puede instalar la recogida de agua dejando un porcentaje para que prosiga hasta el Golfo Arábigo. Toda la zona desértica de Irak, más de la mitad de sus tierras, se puede convertir en una fértil comarca. Los pequeños arroyos que hoy en día llegan desde los desiertos sirio-arábigos y son absorbidos por las tierras resecas sin llegar muy lejos, con la distribución cuadriculada del agua serían una ayuda. Kuwait, Siria, Jordania, Palestina, Israel, Arabia. Yemen, Qatar, Omán y los Emiratos Árabes, deben sumar sus escasas fuentes naturales con el agua depurada del mar para intentar una corriente continua de uso y reciclado, aunque sea de poca intensidad.

Luego la ancha faja que recorre el centro de Asia y comienza en Irán y Afganistán y después de recorrer multitud de territorios semisecos o desérticos llega a Mongolia, con su medio desierto de Gobi, y a China, que si impidiera la pérdida de los caudales de sus inmensos y poderosos ríos, devolviéndolos hacia atrás en una telaraña de cuadrículas de acueductos todo campesino tendría agua, acabaría con la creciente desertización que se come día a día cientos de hectáreas de terreno otrora fructífero, las tormentas de arena que en pocos años cubrirán la metrópoli de Pekín se cambiarían por bosques y jardines que perfumaran la ciudad y hasta podría fertilizar la deshabitada, inhóspita, agreste y enorme parte occidental del país, aproximadamente la mitad de sus nueve millones y medio de kilómetros cuadrados, que incluye la parte sur del desierto de Gobi y hace que la gente se asombre de que una nación con mil trescientos millones de habitantes, que se amontonan en la parte oriental cara al mar, tenga un promedio de solamente 133 habitantes por kilómetro cuadrado. Tienen desperdiciada una zona igual que la mitad de Europa, la cual con el agua de los acueductos siempre dispuesta y la ayuda de abonar los espacios áridos a base de esparcir cada año los miles de millones de toneladas de los sedimentos que se extraen de los ríos para impedir que se desborden continuamente, se convertirían en el mayor terreno productivo del mundo en bosques útiles y en plantaciones de gran provecho que pondrían a China en cabeza de todos los países productores agrarios.

Por el sur del Mediterráneo, Marruecos, Argelia, Túnez y Libia, deben hacer como el Oriente Medio y no perder ni una gota de sus escasas fuentes naturales y ayudarles con agua marina depurada. Caso aparte es Egipto. Desde hace casi dos mil años se ha ido restringiendo la zona fértil hasta quedar relegada al valle regado por el Nilo. En la antigüedad el actual Desierto Arábigo, que separa el valle del Mar Rojo, y el Desierto de Libia, que lo separa de la nación con ese nombre, eran fructíferas plantaciones, pero la desertización ha dejado ese país convertido en una estrecha zona con su espina dorsal que es el río y decenas de millones de personas apiñadas en sus orillas, rodeados de arena reseca. Cuando se hizo la presa de Asuán pensaron en desviar parte del caudal por el Desierto Libio y formar un nuevo río paralelo al original que daría vida a la mitad del país, su parte occidental ahora inútil e inhabitable. Como ocurre siempre y se ha comentado al principio los que viven en las riberas del río, que aquí es toda la población egipcia, 65 millones nada menos, se sublevaron, nadie quiere que les roben un gramo de “su agua”. El pretexto más fuerte era que entonces la crecida anual llegaría sin el limo que fertiliza el valle. La triste verdad es que desde entonces ese limo maravilloso se queda estancado en el embalse de Asuán.

Aplicando en Egipto este sistema, casi toda el agua que el Nilo deposita en el mar a través de su delta se absorbería elevándola a los embalses y ambos desiertos citados, además del que hay tras el canal de Suez, la zona del Sinai, que sería suministrado por una conducción submarina soterrada que cruce bajo el canal de Suez, estarían recorridos por las cuadrículas de los acueductos desde la costa hacia el interior. Los detractores más acérrimos de hacer un nuevo río desde Asuán verán como desde el delta en un recorrido contrario al río y, después de regar, las cuatro quintas partes de la nación llegará un momento en el que empapado el suelo durante años sobrará agua que se verterá directamente en la propia presa de Asuán para que recorra el valle, llegue al delta y vuelva a ser recogida para hacer el mismo recorrido. Con ello se habrá conseguido la más intensa corriente continua de uso y reciclado.

Todos los arroyos que en la antigüedad bajaban por las vertientes del valle hasta el río volverán a surgir al nacer de nuevo los manantiales perdidos hace muchos siglos cuando la tierra esté empapada al máximo de agua. Dragar el río, sobre todo anualmente el embalse de Asuán, para recoger, los millones de toneladas de limo y otros sedimentos fértiles para cubrir con una capa las nuevas tierras ayudando a que fructifiquen más rápidamente las plantaciones. Ciudades como El Cairo donde se hacinan millones de personas, la inmensa mayoría desocupada y sin recursos económicos, quedarían casi desiertas al poblar los nuevos asentamientos y trabajar en la agricultura. Podrían derruir todos los barrios de aglomeraciones en mal estado y planificar una ciudad bella, limpia y sin ruidos, todo lo contrario de lo que es ahora. Como se han de construir nuevas poblaciones en los desiertos donde no hay actualmente ninguna, para evitar que esos barrios destartalados que dejan en las ciudades se construyan en las nuevas tierras, ocupando de mala manera terrenos cultivables con un chabolismo descontrolado, es conveniente que esas poblaciones sean ciudades-edificio. Si deseas saber que es eso, estudia la segunda parte de estos proyectos de utilidad.

SEGUNDA PARTE

LA CIUDAD-EDIFICIO

Desde siempre y por lógica las ciudades ya tenían desde su nacimiento un efecto centrífugo, cuanto más grandes eran más se alejaban de su centro. Ese centro ocupado por el palacio, o los palacios y jardines del monarca, rodeados a su vez por los palacios sumisamente menores que el del soberano, o por grandes mansiones donde habitaban los aristócratas, la nobleza, los prebostes y los pelotilleros de la Corte Real. Circunvalando ese centro señorial se situaban las casas de los comerciantes adinerados con amistades en la aristocracia, en otro círculo más alejado la clase media alta, luego la clase media baja, después el pueblo llano y de estos los que eran pobres más lejos aún porque olían mal, si la ciudad estaba amurallada al final los pobres se quedaban fuera. De este modo comenzó la absurda distribución de las ciudades. En nuestros tiempos aquellos palacios, palacetes y grandes mansiones céntricas se han convertido en museos, sedes de ministerios, juzgados, ayuntamiento o sede del gobierno, grandes plazas, parques y jardines.

Las ciudades ya no poseen murallas, salvo algunas excepciones que aún las mantienen para dejar fuera a los que huelen mal, pero una tropa de petimetres perfumados que huelen bien e inculcan a las personas lo que deben hacer inundan las nuevas ciudades, son los vendedores con corbata. Hemos de reconocer que los seres humanos por muy evolucionados que estemos seguimos teniendo ese punto flaco donde se nos engaña igual que a un mono con un plátano, las personas, tengamos el coeficiente de inteligencia que sea, nos dejamos convencer estúpidamente por la estudiada verborrea del vendedor. Si antes a los pobres los mantenían lo más lejos posible del centro de la ciudad, ahora era a los ricos a quienes convencen los vendedores para que se vayan lejos de ella. “Una casita en el campo, a cinco minutos de la ciudad, (no se sabe si son cinco minutos en coche o en avión) sin vecinos molestos o ineducados solamente personas de su alta condición social, sin ruidos ni humos, rodeado por la naturaleza, esto cambiará su vida, bla, bla…” De este modo las constructoras y las inmobiliarias se forran fabricando y vendiendo chalés, medios chalés y falsos chalés. Las fábricas de automóviles también se forran porque esa familia ya necesita un coche para que el marido vaya a trabajar a la ciudad, otro para que la mujer vaya de compras y lleve a los niños al colegio y pronto uno más por cada uno de esos niños cuando lleguen a la edad del pavo. Lo que comenzó siendo unas pequeñas urbanizaciones solitarias, construidas donde Napoleón perdió el bolígrafo, se fue ampliando hasta los diminutos poblados o aldeas más o menos cercanas a la metrópoli, que con edificaciones masivas se van haciendo tan grandes como la urbe de la cual están huyendo y se denominan ciudades dormitorio. Eso significa que a la mañana para ir al trabajo o a la tarde al regresar a casa, decenas de miles de coches caminan en caravana a un máximo de diez kilómetros por hora, dos minutos sí y otros cuatro no, quemando la paciencia, el combustible, la salud y el planeta.

Para cambiar ese desastre expongo un proyecto de ciudad del siglo XXI. Una ciudad donde el colegio de los niños, los bancos, la policía, el ambulatorio médico, el hospital, los bomberos, el templo, los cines, las delegaciones del gobierno, los supermercados, los bares y toda clase de tiendas están a menos de 500 metros de tu casa. Tu trabajo puede estar en ese mismo lugar sin necesidad de desplazarte, pero si lo haces fuera de él un tren de cercanías que tiene parada en el sótano de tu casa te dejará en la puerta de la empresa para la que trabajas.

En la antigüedad era conveniente edificar una población a orillas de un río para coger el agua para el uso domiciliario, para lavar la ropa, para mover una noria que a su vez movía el molino para triturar el cereal, etc., lo cual en la actualidad les hace salir en las noticias por la continuas inundaciones cuando las lluvias arrecian. Los pueblos pequeños que se inundan continuamente deberían fabricar una nueva localidad lejos del río, apartado de laderas que pueden desmoronarse con las lluvias y en un lugar algo elevado respecto al resto del terreno y no sufrir continuamente esos desastres al fin y al cabo tienen terreno de sobra, ocupan unas huertas para edificar el nuevo pueblo y convierten en huertas el antiguo que se ha demolido hasta los cimientos. Otro tema son los terremotos, hay países como Japón que los tienen continuamente, pero no tienen otro sitio donde ir, sin embargo hace poco Lorca sufrió un fuerte seísmo y según decían en la televisión la falla pasa por el centro de la ciudad, incluso creo recordar que dijeron que la iglesia estaba encima de ella ¿Resulta lógico reconstruir sobre esa falla? Cuando no conocíamos esos datos es lógico que nos metieramos inocentemente en la trampa pero con las nuevas técnicas geológicas me parece una locura.

Para emplazar esta ciudad-edificio se ha de buscar un lugar lejos de cualquier corriente de agua, que no esté pegado a una ladera montañosa con peligro de corrimiento de tierras durante las lluvias, en una situación algo más alta que su contorno, a ser posible con robusta solidez rocosa en el suelo y que no sea territorio sísmico. Hundiendo los cimientos hasta los lugares firmes apropiados se ha de construir un inmenso edificio cuadrado de 500 metros de lado, con una planta sótano subterránea de 6 a 8 metros de altura. Sus cimientos profundos y sus pilares que soportarán toda la estructura pesarán gran cantidad de toneladas de hormigón y acero. Otro peso imprescindible de evitar son las vigas que formarán el entramado de los suelos. Estos edificios están diseñados para albergar a cierta cantidad de personas y no pueden ser ampliados ni reformados. Los de uso más normal tendrán 25 pisos con una altura aproximada de 80 metros. Se pueden edificar otros de 50 y de 100 pisos, pero si la ciudad necesita más viviendas por un aumento masivo de habitantes, es más conveniente añadir uno o dos edificios gemelos de 25, como muestra la figura nº 2. El resto de la construcción se ejecuta con materiales ligeros para no aumentar demasiado el peso total del inmueble. Las bovedillas que cierran los espacios entre vigas serán de arcilla ligera y porosa, el mortero que las cubre y aglutina debe ser de cemento mezclado con arena volcánica de densidad mínima. Las baldosas que cubren los 250.000 metros cuadrados de cada planta serán finas, de plástico duro, ligero de peso e incombustible total, es decir, que no arda con llama ni tampoco se consuma sin arder produciendo humo.

Toda la fachada tiene un total de 200 ascensores que circulan por el exterior encajados entre pilares de hormigón, de 4 metros de ancho de pared por 3 metros de saliente al exterior, 50 en cada cara del edificio. Entre los huecos dejados por los ascensores hay 240 amplias escaleras de escape contraincendios, 60 en cada cara del edificio. Las puertas de emergencia para las escaleras de escape están sujetas a dos ángulos de acero que van empotrados del suelo al techo. Las puertas de acceso a los ascensores llevan una sujeción similar. Toda la fachada, excepto las puertas citadas, está forrada por planchas fijas empotradas de suelo a techo de plástico transparente, incombustible total, que llevan adosadas entre todas cientos de millones de células fotovoltaicas. Cada planta tiene una calle de 7 metros de anchura que da toda la vuelta al edificio sin interrupción, teniendo a un lado la fachada con las puertas de los ascensores y las de emergencias. La planta entera está dividida en calles de 12 metros de amplitud perpendiculares entre sí y las viviendas están en los bloques que forman esas calles. En el centro hay una plaza enorme cuadrada de 125 por 180 metros en la cual están las escaleras que comunican las plantas y hay construidos dos edificios (A y B) que suman entre ambos 6.750 metros cuadrados.

En ellos es el único lugar de la planta donde se ubican todos los servicios públicos, comercios, locales de ocio y cualquier tipo de negocio: La escuela guardería, enseñanza infantil y 1ª enseñanza, una dependencia con el cuerpo de guardia de dos policías y dos bomberos que vigilan día y noche en turnos de 8 horas por medio de cámaras situadas en cada calle, aparte de hacer rondas obligatorias con control electrónico. En esa misma dependencia están los cajeros automáticos y la entrada al banco, de ese modo unos posibles atracadores han de salir por donde está la policía y, además, ésta vigila los cajeros para evitar que se manipulen. Un local grande vacío y limpio de estatuas, cuadros o símbolos, que está dedicado a la oración, para que cada persona vaya allí a comunicarse con su dios. Una pequeña placa en el rincón adecuado de la pared indica la dirección de la Meca por si el orante es musulmán. El ambulatorio donde pasan consulta los médicos de cabecera durante la jornada laboral, además de tener un servicio de urgencia día y noche. Todos los ambulatorios están conectados entre sí por medio de dos ascensores interiores de uso privativo médico y con su central en el edificio, en la planta 12, si es de 25 pisos, donde existe un inmenso hospital de 250.000 metros cuadrados con cientos de camas y toda clase de servicios de lo más moderno y actual. Es el lugar donde los médicos de cabecera envían a sus pacientes para hacerse pruebas, hospitalizarlos o para que sea reconocido por un especialista. Asimismo, los servicios de urgencias permanente de cada planta pueden trasladar al hospital en escasos minutos a un accidentado o enfermo grave. El resto de dependencias pueden ser bares, supermercados, librerías, relojerías o cualquier otra clase de tienda.

Las viviendas están construidas con paneles fuertes de plástico incombustible total, formados por dos capas unidas en su parte superior e inferior dejando un hueco de ocho centímetros entre ambas, que van ensambladas al techo y al suelo por esas uniones y, después de pasar por ellas las instalaciones eléctricas, la conducción de aguas y otros usos, se rellenan de fibra de vidrio para aislarlas del calor y el sonido. Todos los bloques de viviendas (los paralelogramos de tono oscuro en el croquis), suman poco más de 2.000 hogares de 1, 2 ó 3 dormitorios, con lo cual en cada planta viven aproximadamente unas 6.000 personas. Puede considerarse que cada piso es un barrio populoso, un distrito de la ciudad. Una ciudad edificio de 25 pisos tiene unas 6.000 personas por los 22 en los que hay viviendas, total unos 132.000 habitantes de capacidad máxima, uno de 50 pisos, serían 6.000 por 45, igual a 270.000 y uno de 100 pisos serían 6.000 por 93 igual a 558.000 personas. Ver el esquema de una planta de viviendas, todas son exactamente iguales. (figura nº 1). cuatro1 Hay otra planta entera, la siguiente al hospital que, al igual que éste, no tiene viviendas. En ellas se hallan la Comisaría Central de Policía y junto a ella el Cuartel General de los Bomberos, en lugar común a ambas hay dos ascensores grandes interiores que unen todas las dependencias de seguridad entre sí y con la central, para poder enviar refuerzos en una situación policial apurada o en un incendio que precisa más bomberos que los dos de guardia. En esa misma planta están los juzgados, una oficina estatal con delegaciones ministeriales, el ayuntamiento de la ciudad-edificio, emisoras locales de radio y televisión, etc. En un apartado de una calle semicéntrica de cada piso existen otros dos ascensores grandes que, con los dos de seguridad y los dos de medicina, son los únicos seis que van por el interior del edificio y no son de uso público. Éstos están a disposición del equipo de recogida de basuras de cada planta, que tienen dos o tres grandes contenedores de cada color específico y controlan los paquetes que les llevan los vecinos antes de echarlos en ellos. Cuando un contenedor está lleno lo meten en un ascensor y accionan el pulsador del sótano, allí hay siempre un tren con vagones de mercancías descubiertos, pintados del color que define cada residuo, donde el equipo del sótano vacía los contenedores que les llegan de las plantas y, después de una somera limpieza con una manguera, los reenvían en los ascensores pulsando los pisos que llevan anotados los mismos para que cada equipo recoja lo suyo.

Otra planta exenta de viviendas es la última. Allí hay tres enormes depósitos de agua, uno la tiene limpia y tratada con cloro como habitualmente y baja a las viviendas hasta los contadores de agua general para el lavabo, el fregadero, la ducha, la cisterna y los electrodomésticos. Otro, además del tratamiento anterior, está preparada para tener el ph preciso y una depuración mayor que la anterior y baja a las viviendas hasta los contadores de agua pura y solamente hay un grifo de ella en la cocina, es la recomendada para beber y la más cara. El tercer depósito tiene agua limpia pero no clorada y está en el circuito que recorre de arriba a abajo los millares de mangueras de emergencia contraincendios que proliferan en todas las calles a disposición de los bomberos y cualquier ciudadano que lo precise. Rodeando todo el contorno de esta planta están las potentes maquinarias de los 200 ascensores exteriores y, por la zona central, las de los 6 interiores. Este edificio es autónomo y no precisa que torres de alta tensión les traigan la electricidad desde lugares lejanos. En esa planta hay dos gigantescos motores de explosión de gran potencia, alimentados con el carburante menos nocivo, los cuales mueven enormes alternadores que producen electricidad para toda la ciudad y se activan o detienen de forma automática si se precisa o no la corriente eléctrica que ellos producen, dando preferencia a la engendrada por la luz o el viento, ya que de día recibe un caudal considerable de toda la fachada (un mínimo de 130.000 m2 y un máximo de 550.000 m2 de placas rellenas de millones de células fotovoltaicas, según la altura del inmueble) y de día y de noche en la terraza del edificio más de un centenar de motores eólicos proporcionan también gran cantidad de energía constantemente.

La planta sótano de 6 a 8 metros de altura tiene en sus laterales infinidad de estancias de diversas medidas para almacenaje, que se alquilan al hospital, los supermercados, las tiendas, etc., para guardar las mercancías que les llegan por tren e ir reponiendo en sus locales a medida que los consumen. En el centro de esa planta sótano hay dos vías férreas para la ida y la vuelta de los trenes que se llevan la basura y los desperdicios, en trayectos continuos de dos trenes entre el edificio y la planta alejada de reciclado. Otra pareja de vías es una línea de trenes de cercanías que va desde una ciudad a otra haciendo parada en todos los lugares intermedios y lo usan los habitantes del edificio para ir a su trabajo cuando éste está situado fuera del contorno ciudadano, ya sea para trabajar en la agricultura, en alguna de las dos depuradoras de aguas, en la planta de reciclaje de basuras, en replantado, talado o vivero de árboles, en un mina, etc. Una tercera vía doble es una línea de trenes de mercancías que traen y llevan productos entre las poblaciones y, por último, una cuarta pareja de vías por donde circulan trenes de alta velocidad que solamente hacen parada en las ciudades.

Todos los desagües que bajan por sectores en tuberías de gran diámetro desembocan en una red de conductos de alcantarillado que va debajo del sótano y es de una capacidad que puede albergar diez veces lo que se considera volumen mayor de los desagües en hora punta. Estos conductos se unen bajo tierra a la salida del inmueble y forman un río subterráneo hasta la depuradora de aguas sucias, que está situada a una distancia prudencial para evitar que los olores lleguen al edificio y esas aguas son tratadas para eliminar los productos tóxicos y todo elemento perjudicial, pero no los desechos orgánicos y su utilización es exclusiva en el riego de las plantaciones, nunca incorporadas al caudal de los acueductos. De día la parte céntrica de cada planta está iluminada por lámparas de bajo consumo y de noche, cuando la claridad que entra por las fachadas ha desaparecido, todas las calles de cada planta se iluminan también de forma artificial. Ninguna vivienda recibe luz natural, son como los pisos interiores de las casas sin patio interno y siempre han de tener la luz encendida para las labores caseras, por ello la electricidad es de bajo precio.

Dentro de la ciudad-edificio no puede haber nada más que lo relatado, está prohibido instalar algún negocio con maquinaria o que cause cualquier clase de molestia, incluso las cafeterías tienen que moderar el ruido o en caso contrario insonorizarlas por completo. Por ello, siempre que se construye una ciudad edificio se ha de erigir una pareja accesoria a un máximo de 500 metros del anterior. Este nuevo inmueble casi exacto al anterior está diseñado para servir de aliviadero al central. En la terraza tiene los mismos motores eólicos que el otro y también su fachada es idéntica con sus paneles de plástico llenos de células fotovoltaicas, sus ascensores y sus escaleras de escape contraincendios. Es dos o tres pisos más alto que aquél, ya que en la última planta recibe el agua ya tratada en un primer ciclo por la depuradora exterior en un depósito general y tiene un moderno laboratorio, que trabaja las 24 horas, donde se depuran totalmente las tres clases de agua, las revisan constantemente para verificar su contenido y su calidad haciéndolas pasar después a tres depósitos independientes. De cada uno de estos depósitos baja un grueso tubo hasta el suelo de la calle y llega al edificio principal bajo tierra. Allí suben hasta la última planta y desembocan en los tres depósitos por medio de una válvula, que les corta o les da acceso según esté lleno o haya hueco que rellenar. Esta es la causa de que tenga dos o tres pisos más alto que el edificio central, para que circulen normalmente las aguas por su propio peso debido al sistema de vasos comunicantes. También en esa planta están los dos motores y los alternadores que suministran energía al edificio y las maquinarias de los ascensores.

Las dos plantas siguientes están destinadas a cementerio. A medida que van falleciendo personas se van instalando en las hileras de nichos que van del suelo al techo, fabricados en piezas completas de plástico, que van sujetas unas con otras, bien numeradas y definidas donde cada familia puede enterrar a sus seres queridos y pagar una cuota por su alquiler el tiempo que desee. Desde allí hasta la planta décima se alquilan locales del tamaño que quiera el inquilino, si va a montar una empresa grande o pequeña puede pedir exactamente los metros cuadrados que desea y la configuración apropiada. Con paneles plásticos prefabricados de tres metros de altura para sujetarlos al techo y al suelo, iguales que los usados en las viviendas, que van encajados unos tras otros forman el local pedido. Fábricas de ropa, calzado, herrerías, carpinterías, reparación de electrodomésticos, etc.

La planta sexta es la base de un centro comercial inmenso, por medio de escaleras interiores, aparte de las generales del edificio, se sube a las plantas séptima, octava y novena que tienen partes del suelo sin cerrar y se comunican entre todas por medio de escaleras mecánicas. Allí hay toda clase de tiendas, un supermercado enorme, cines, teatros, discotecas, salones de juego, etc. Una de las ventajas de la ciudad es que en cada planta hay obligatoriamente un supermercado, el resto de tiendas pueden ser las que quieran, pero el supermercado no puede faltar, es tan ineludible como los servicios de seguridad, colegios o médicos. Por ello, habiendo uno en cada planta la competencia le favorece a los usuarios. Si uno se dispara en los precios o no atiende correctamente, los vecinos de esa planta irán a comprar a otra, de ese modo no habrá abusos en los artículos de primera necesidad. Por si fuera poco, en el edificio accesorio está el gran supermercado del centro comercial citado antes, que al ser una gran superficie y, sabiendo que todos tienen servicio en su planta, pondrá precios y ofertas interesantes para atraer a los clientes. La quinta planta es un instituto y una universidad que la ocupan por completo.

Las plantas más bajas son garajes para bicicletas, motos y coches. Los ascensores que solamente llegan hasta el garaje de coches tienen un tamaño mayor para que los vehículos entren holgados. El sistema de seguridad es igual al otro, dos policías y dos bomberos en turnos de ocho horas en cada planta y en lugar de un cuartel, un retén de veinte policías y veinte bomberos en una planta intermedia, también en turnos de ocho horas, para acudir a ayudar en caso de apuro. En esa misma planta hay un local bien provisto donde un equipo de urgencia médica hace también turnos de ocho horas. La recogida de basuras y residuos es similar al otro, con la diferencia de que aquí no pasa el tren de recogida y un empleado del equipo del sótano transporta los contenedores por vías bajo tierra en un vehículo eléctrico hasta el sótano de la ciudad para vaciarlos en el tren con la ayuda del equipo que allí opera.

Este edificio queda de noche casi deshabitado. El personal del laboratorio de las aguas, los empleados de mantenimiento, los policías y los bomberos, el personal médico, diez o veinte ascensoristas, los de recogida de basuras, que tienen la noche para recoger los últimos restos, limpiar a fondo y preparar los contenedores para la jornada siguiente y, quizás, alguna industria que trabaje por turnos las 24 horas. Estas ciudades edificio han de ser del Estado, nadie puede comprar un local ni una vivienda porque cada uno querría hacer reformas y al final se rompería la armonía. Un aumento de peso por colocar ladrillos si la pared plástica le parece poca protección, romper paredes para unir viviendas, colocar baldosas de cerámica sobre el suelo plástico, etc., darían al traste con los cálculos de los arquitectos. Por ello, solamente se pueden alquilar y no está permitido hacer la más mínima modificación. Si un día se precisara en esa zona más habitantes nunca se ha de ampliar lo edificado sino hacer un nuevo edificio igual.

Como la estancia en la casa puede ser aburrida, sobre todo para los niños que se sienten presos en ella, y no hay peligro de atropellos pues los coches no pueden circular por el recinto la gente pueden pasear, jugar o merendar en la pradera y las arboledas situadas entre los dos edificios construidos, que tienen mesas y bancos cubiertos del sol y la lluvia, o hacer ejercicio y jugar en las dependencias deportivas que hay en el centro del recinto. Tal como se ve en la figura nº 2, el plano de la superficie urbana que hay a continuación, tenemos los lugares destinados a posibles ampliaciones de la ciudad con dos anotaciones sobre la pradera donde podrían ir hasta dos nuevos edificios (CE2 y CE3), que si se llegan a construir estarían comunicados con los otros dos por medio de un ferrocarril subterráneo de una sola vía cuyo recorrido es dar vueltas continuamente entre los cuatro edificios, una especie de metropolitano con cuatro estaciones. En el centro de las zonas de arboleda y pradera hay un estadio olímpico, varios polideportivos y pistas de tenis.

Por el acceso (1) se llega desde la carretera general y los vehículos pasan a la calle 2 para ser guardados en las plantas de garaje, pues no se permite la circulación ni el estacionamiento por la calle. Únicamente, si son camiones de mudanza que traen o se llevan muebles se les abre la compuerta 3 para que pasen a la calle 4 y hagan su trabajo. seis1 Esta ciudad edificio tiene un número concreto de empleados que dependen directamente del estado. Teniendo en cuenta que todos trabajan en turnos de 8 horas continuamente, se necesitan cuatro personas por unidad para cubrir los días de descanso. Comencemos por la policía, en la Comisaría Central siempre ha de haber 50 individuos fijos. 50 x 4 = 200 policías, más 2 de guardia x 25 pisos x 4 = 200, que suman un total de 400 policías en nómina. En el Cuartel General de bomberos debe haber 30 fijos. 30 x 4 = 120 bomberos, más 2 de guardia x 25 pisos x 4 = 200, que suman un total de 320 bomberos. Ascensoristas, 1 x 200 ascensores x 4 = 800 empleados. Limpieza de las calles, 2 x 25 pisos x 4 = 200 empleados. Recogida de basuras, 10 en el sótano x 4 = 40 empleados, más 2 x 25 pisos x 4 = 200, que suman un total de 240 empleados. Mantenimiento de los ascensores, electricistas, controladores de la central eléctrica, fontaneros, pintores, etc., que suman un total de 60 x 4 = 240 empleados. Los profesores de las escuelas, así como el personal médico, depende de saber si en ese país ambas cosas, educación y sanidad, las proporciona gratis el estado o si son empresas privadas. Por lo expuesto anteriormente, vemos que hay un total de 2.200 empleados fijos como mínimo en la ciudad, aparte de los que están en el edificio accesorio. Uno de los detalles a tener en cuenta es que todos viven en el edificio. Sería ridículo vivir en otra ciudad y tener que perder tiempo en desplazarse todos los días, cuando las viviendas son exactamente iguales y tienen el mismo precio de alquiler. Por ello, en el caso hipotético de una peligrosa alarma general, tanto los de guardia como los que descansan están en pocos minutos trabajando juntos.

Esta clase de edificios altos tienen un peligro potencial mortífero: el fuego. Los rascacielos del mundo han sido construidos preferentemente para instalar oficinas. Por mucha vigilancia, seguridad electrónica y muchos empleados que vigilen de noche, un incendio se traduce en una tragedia. Desde que se detecta los vigilantes no pueden usar los ascensores por lógica precaución, mientras suben al galope para ver si pueden sofocarlo con los medios que disponen en cada piso y por muy rápidos que lleguen los bomberos, si una planta ya arde por completo, o lo suficiente como para bloquear la entrada a la misma, el problema está servido. Se ha de combatir el fuego desde la planta inferior, lo cual significa que solamente dos o tres bomberos tienen hueco desde la escalera para introducir a ciegas el agua dentro del piso y mientras tanto las llamas ya van alcanzando plantas superiores. No hay escaleras suficientemente altas para poder atacar el fuego desde fuera del edificio o llegar a plantas superiores para combatirlo hacia abajo. Aunque lleguen mil bomberos no pueden acceder al fuego más de un decena como mucho.

Del mismo modo que en el proyecto del agua para atajar los incendios forestales hemos prescindido de docenas de camiones cisterna, aviones y helicópteros, pudiendo apagar el fuego en un tiempo mínimo con sólo camiones motobombas. En estas ciudades edificio no se necesitan ambulancias, ya que alguien con una ataque al corazón tiene en cuatro minutos un médico atendiéndole y diez minutos después está en un quirófano del hospital. Asimismo, los bomberos no precisan escaleras pues tiene un servicio día y noche de dos profesionales en cada planta, que está plagada de sensores de humo para transmitir la señal de alarma, con docenas de cámaras vigilando si una persona sale de su casa pidiendo socorro, si un gamberro tira una cerilla encendida en una papelera, etc., y en escasos minutos se plantan donde está el problema. Teniendo cientos de mangueras repartidas por las paredes de las calles más el extintor reglamentario que llevan en su equipo, no necesitan siquiera llamar al cuartel para pedir refuerzos. En caso de simulacro de alarma de fuego, los 200 ascensores que circulan por fuera de la fachada pueden ser usados durante un incendio, pues su maquinaria está a salvo en la última planta y al no circular dentro de un recinto cerrado sino al aire libre no existe el problema de asfixiarse con el humo y, además, en caso de avería pueden abandonarlo por una puerta lateral, cuya llave tiene el ascensorista, y salen directamente a una de las 240 escaleras de emergencia contraincendios para seguir bajando hasta la calle a pie. Cada ascensor tiene una capacidad para 60 personas holgadamente, así que 60 por 200 suman 12.000 personas que pueden bajar cada viaje y por las escaleras exteriores una riada continua pueden desalojar el edificio en quince o veinte minutos por fuera del mismo, sin llamas ni humos. Toda la dotación de bomberos de servicio en planta pueden acercarse al lugar en apuros bajando o subiendo por las escaleras si el incendio no está localizado en ellas y, lo más importante, así como en un rascacielos normal solamente se puede acceder por las escaleras, aquí un bombero que suba en cada ascensor exterior forma un cordón de doscientos bomberos rodeando la supuesta planta en llamas, teniendo a su alcance mangueras con agua interminable a presión del depósito del ático.

TERCERA PARTE

REFORESTACIÓN

Este proyecto es de interés especial para los países que poseen selvas y las están devastando de forma salvaje y desordenada. Aunque el ejemplo lo establezco en la zona amazónica de Brasil, al igual que ocurre en el caso del agua, la ejecución y distribución es adaptable a cualquier otro terreno selvático americano, africano, asiático, indonesio, etc. Sabido es que la tala masiva de árboles tiene dos motivos imposibles de reprimir en la ambición humana. Uno sacar buen dinero por la madera y el otro ocupar más o menos legalmente lo que era selva con plantaciones y granjas para la expansión del hombre. Si no fuera por esa expansión continua de personas que forman nuevos asentamientos y tierras laborables para producir alimentos, los árboles talados se replantarían continuamente y las selvas no desaparecerían. Para paliar ese proceso y buscar una fórmula que satisfaga a ambas partes, leñadores y agricultores, se ha de hacer una distribución mixta con un aprovechamiento total de la riqueza latente. Observar el mapa de América del Sur que hay a continuación: uno1 En la zona de Brasil se trazan dos líneas imaginarias paralelas a una distancia entre ellas de 1.200 kilómetros, situadas ambas por la cercanía de Belem en el norte y de Recife en el sur. La línea norteña debe estar en zona lo suficientemente alejada del río Amazonas para que las inundaciones periódicas del mismo no le afecten demasiado, así que su situación imaginaria puede cambiar algo más al sur, según aconsejen las estadísticas que yo no poseo. Toda esa tierra se divide en cuadrados de 100 kilómetros de lado, situados desde el Atlántico hasta las fronteras con otros países en la parte occidental y para verlo mejor recortamos, también imaginariamente, un cuadrado de 1.200 kilómetros de lado que llamaremos “A”, dentro del cual hay 144 de esos cuadrados de 100 kilómetros de lado. Verlo debajo de estas líneas: cinco1 Ese recuadro “A” que tiene 1.200 por 1.200 kilómetros, igual a 1.440.000 kilómetros cuadrados y aquí parece un pequeño terreno, es más grande que Holanda, Francia, España e Italia juntas. Dentro de él marcamos con la letra “B” uno de los cuadrados de 100 kilómetros de lado. Cada uno de estos territorios de 100 por 100 = 10.000 kilómetros cuadrados forma el núcleo de una población.

A continuación colocamos un croquis de ese territorio “B” para observar con detalle su distribución y diseño. siete1

En primer lugar la zona se desforesta y se planifica, las excavadoras han de allanar el terreno lo máximo posible para que las parcelas y las carreteras no tengan altibajos importantes que dificulten el trabajo y propicien la extensión de un posible incendio forestal. El complejo está atravesado en su centro por dos lenguas de tierra de 5 kilómetros de amplitud, en ellas hay dos líneas de ferrocarril y dos carreteras, unas que van de Norte a Sur (R-S) y las otras de Oeste a Este (M-N) y recorren en línea recta desde el Atlántico hasta las fronteras occidentales y desde la línea inicial del norte hasta la parte donde decidan terminar esta distribución, que sería conveniente fuera hasta donde llegaba la selva hace más de un siglo. En el lugar donde se cruzan las dos lenguas de tierra hay una ciudad edificio para albergar a todos los habitantes de la zona y su inmueble accesorio donde quedan establecidas todas las industrias, laboratorio central del agua, almacenes, factorías, cementerio, universidad, garajes, etc., en el croquis aparecen casi como dos simples puntos.

El territorio está dividido en parcelas de 5 kilómetros de lado separadas entre sí por carreteras de 8 metros de anchura por donde pueden llegar rápidamente los bomberos rurales en caso de un incendio forestal hasta el recuadro afectado y conectar los camiones motobombas a la gruesa tubería soterrada que hay a lo largo del arcén de esas carreteras. Cada parcela está destinada para plantar una especie única. Las numeradas con el número “1” serán plantadas con maderas nobles para ebanistería, caobas, ébanos, teca, árbol del hierro, etc., o para la industria árbol del caucho, del chicle, del corcho, etc. En las parcelas número “2” se cultivan productos alimenticios que no sean cereales ni otras plantas que ardan con facilidad, ya que estas plantaciones ofician también de cortafuegos al estar situadas entre las parcelas arbóreas. En las parcelas número “3” se plantan árboles de crecimiento rápido cuyo uso es primordialmente la producción de celulosa para fabricar papel y, por último, las parcelas número “4” están destinadas a ser plantadas de árboles frutales. Las parcelas pequeñas que no tienen número y están situadas junto a las lenguas de tierra se usan, junto con buena parte de esos pasillos que tienen cinco kilómetros de anchura y solamente lo ocupan una carretera y las vías de una línea férrea, como viveros para replantar los vástagos de los árboles y tenerlos preparados cuando se termine la tala y se haga la reforestación.

Un “pequeño” recuadro del plano es una finca de 25 kilómetros cuadrados, un cuadrado de 5 kilómetros de lado donde los árboles plantados simétricamente forman una selva imponente. Selva cuidada con esmero, arrancando constantemente toda hierba que puede convertirse en matorral, podando las ramas para que el árbol emplee todo su empuje en ganar altura y engordar el tronco y vigilando estrechamente cualquier conato de incendio para acudir inmediatamente. En cada uno de los territorios hay 18 parcelas con el número “1” que suman 450 km/cuad. donde están plantados 37.500.000 de árboles de madera noble. 162 parcelas con el número “2” que suman 4.050 km/cuad. de tierra de labranza para toda clase de plantas de alimentación. 126 parcelas con el número “3” que suman 3.150 km/cuad. donde están plantados 262.500.000 de árboles de crecimiento rápido y 18 parcelas con el número 4 que suman 450 km/cuad. donde están plantados 37.500.000 de árboles frutales. Solamente en esa zona que hemos acotado imaginariamente al principio, de 1.200 por 1.200 kilómetros, donde están situados 144 territorios como el que acabamos de anotar, las cantidades son impresionantes, tomar nota: 450 x 144 = 64.800 km/cuad.(dos veces Holanda) = 5.400.000.000 de árboles de madera noble y otros 64.800 km/cuad. y los mismos millones de árboles frutales. 4.050 x 144 = 583.200 km/cuad. (Francia y Bélgica juntas), ¿Os podéis imaginar que puede cultivarse en un terreno tan grande como esos dos países, limpio de ciudades, montes, carreteras y gente, convertido en una llanura interminable para plantar lo que se quiera? 3.150 x 144 = 453.600 km/cuad. (Suecia aproximadamente) = 37.000.000.000 de árboles de crecimiento rápido.

Y esto es solamente ese cuadro que pueden ser perfectamente tres o cuatro iguales los que ocupen las tierras vírgenes o mal aprovechadas de Brasil. Con la producción de todos ellos podrían suministrar fruta, alimentos vegetales, celulosa y maderas nobles a sí mismos, a toda América desde Alaska hasta la Patagonia y a media Europa. Por otra parte, en cada recuadro como el A esas 144 poblaciones con un censo de solamente 100.000 personas cada una, como mínimo, absorberían 144 x 100.000 = 14.400.000 de habitantes que malviven en fabelas alrededor de las grandes ciudades, las cuales desaparecerían al irse a vivir y trabajar a los nuevos asentamientos. Con esto se conseguiría que los cientos de billones de árboles siempre existentes limpiaran la atmósfera bloqueando el proceso del calentamiento planetario y se tendrían más árboles que cuando hace un siglo las selvas eran frondosas, a pesar de haberles quitado inmensos terrenos para la producción masiva de alimentos.

La tala de árboles se realiza por turno recorriendo en orden los cientos de poblaciones y desde que las parcelas quedan vacías hasta la siguiente tala pasan años. Estas poblaciones necesitan una cantidad casi exacta de habitantes para cultivar los productos alimenticios de la tierra, para podar las ramas de los árboles y replantar las aceptables en viveros, en manejar maquinaria poderosa para arrancar los tocones y las raíces de los árboles ya talados, en usar esa madera y la de las ramas que se podan periódicamente para que los árboles crezcan rectos y altos y no sean aprovechables en los viveros, convirtiéndola en serrín y viruta con el fin de fabricar tableros de aglomerado, en recolectar, seleccionar y empaquetar los productos hortícolas y las frutas para que el tren lo lleve a las grandes ciudades del Sur del país donde hay mayor demanda propia y empresas organizadas para la exportación, la dotación de empleados de mantenimiento y servicios del inmueble, policía, profesorado, bomberos y personal sanitario cuyo número está exactamente determinado.

En estas ciudades la plantilla de los bomberos es más extensa pues, aparte de los que controlan el edificio, hay un cuerpo rural con varios camiones motobombas con sus dotaciones. Desde la terraza del edificio accesorio, que es más alto que la ciudad, una torre elevada con cámaras que captan 360 grados vigilan la parte alta de los 50 kilómetros aproximados que tiene alrededor el territorio de su responsabilidad. En el centro de control del Cuartel General de los Bomberos, los monitores muestran en su parte baja un mar de verdes copas de árboles hasta la infinita lejanía y el resto el cielo azul del día, acusando inmediatamente un incendio al distinguir el humo en la atmósfera si es de día o una tenue iluminación si es de noche. Si un rayo o un accidente incendia una parcela es muy posible que no se pueda apagar. Mientras llegan los camiones desde la ciudad posiblemente ya sea una barrera de fuego impresionante. Hay que tener en cuenta que son cuadrados de 5 por 5 kilómetros, una selva compacta, y los árboles están colocados a distancia prudencial pero el fuego va alcanzándolos de forma inexorable uno tras otro. Un factor a favor de la extinción es que los empleados mantienen el suelo limpio de matorrales y el fuego solo va de copa a copa de árbol y su combustión hacia abajo es muy lenta y como los bomberos tienen todo el agua del mundo, pueden bloquear el camino de las llamas. También se pueden plantar de una forma que no sea compacta, dejando pasillos cortafuegos sin plantar de 50 ó 100 metros cada kilómetro y solamente se quemaría una quinta parte de la parcela.

Los árboles de rápido crecimiento, creo que los eucaliptos en ese clima crecen suficiente en cinco años, son los que se talan con frecuencia, sin embargo los de maderas nobles tardan mucho más. Parece ser que la soja es una plantación muy rentable en Brasil y para su traslado desde el Mato Groso a la costa intentan hacer una carretera llena de curvas, que vi el otro día en un documental y resulta lamentable y caótico. Si llegan a planificar este proyecto tendrían cada cien kilómetros en línea recta una carretera y un ferrocarril que atraviesan el país de arriba a abajo y de izquierda a derecha totalmente. Estas tierras, del mismo modo que las ciudades edificio, han de ser estatales, con un control a través de un Ministerio de Recursos Naturales, pues si algún terreno es de propiedad privada el dueño se comportará como un cacique despótico, no querrá vivir con el resto de la población se hará un rancho en su propiedad y desbaratará todo el proyecto de esa zona.

Precisamente en Brasil hay un descontrol sobre ese asunto rayano en la locura. Todo aquel que ha limpiado un trozo de selva, a pesar de estar prohibido, ha vendido la madera y se ha apropiado del terreno, así hay cientos, miles de personas que tienen propiedades ilegales y parece que las autoridades no son capaces de imponer la ley en aquellas tierras tan alejadas del foco principal de poder. En Venezuela, a partir de Puerto Ayacucho hacia el sur, se pueden establecer perfectamente más de 20 territorios, con otras tantas poblaciones, de 100 por 100 kilómetros de lado como los detallados anteriormente, lo cual daría un impulso enorme a toda esa zona prácticamente despoblada. Las Guayanas y Ecuador tal vez puedan instalar un solo territorio productivo, lo cual no deja de ser un importante incremento en su economía. Colombia, Perú y Bolivia si pueden establecer varios territorios por la zona Este de influencia amazónica. Todos los países del Oeste del continente que tienen una parte de su territorio en zona amazónica o selvática fuera de ella, pueden hacer esta clase de parcelas selectivas y cambiar la economía de su país, que ahora es rico en la zona costera y pobre aquí donde con estas parcelaciones se puede enriquecer el país.

Asimismo, los países sureños deben aprovechar este sistema. Donde el agua es un problema para tanta plantación, como sería por ejemplo el caso de la zona del Gran Chaco en Bolivia, Paraguay y Argentina, pueden añadir la distribución de agua reciclada de los ríos en cuadrículas de la primera parte de estos proyectos útiles. La India, Pakistán, Birmania, Tailandia, Laos, Vietnam, Camboya, todos los países asiáticos y africanos que poseen selvas pueden dividir sectores de sus bosques para convertirlos en parcelas selectivas. Otro país que necesita dar un giro a la desordenada tala de sus selvas es Indonesia que, además, daría trabajo y vivienda a varios millones de habitantes que actualmente no producen nada y llenan las ciudades de vividores y mendigos.

Los territorios inmensos de 100 por 100 kilómetros se pueden planificar y explotar en países inmensos, en unos como Brasil en cantidades exorbitantes y en otros se pueden habilitar varios o quizás solamente uno. Sin embargo, en naciones como Haití, Cuba, República Dominicana, todos los países del istmo centroamericano, Albania, Líbano, Georgia, Nepal, Sri Lanka, Japón, Vietnam, Filipinas, etc., o en países más grandes pero muy montañosos donde es imposible encontrar una llanura de ese tamaño, o cuando aún teniendo llanuras suficientes es la escasez de agua la causa de no poder regar adecuadamente esos 10.000 kilómetros cuadrados del gran territorio, se deben planear plantaciones más pequeñas. Parcelas que tengan de lado 10, 15 ó 20 kilómetros, con cuadrados en su interior de 1 ó 2 kilómetros también pueden ser un buen empuje a la economía nacional. Por otra parte, al ser necesaria menos población para llevar adelante los trabajos de la plantación, también será más pequeña la ciudad edificio.

Si, además, se trata de países con historial sísmico y en zona de huracanes, como pueden ser las islas del Caribe, las naciones del istmo centroamericano, Japón, Filipinas, etc. una edificación de 500 metros de lado con una altura de dos o tres pisos es un refugio ideal para ambos cataclismos, un terremoto no hundirá una casa tan amplia y poco alta con cimientos de acero y hormigón y un huracán pasará de largo sin afectar a los habitantes del edificio. No serán necesarios los ascensores exteriores y con unos cuantos interiores para personas mayores o impedidas tendrán suficiente pues un par de pisos se suben normalmente por las amplias escaleras. El espacio que dejan los ascensores en la fachada sirven para ampliar la cantidad de escaleras contraincendio. En la antigüedad, cuando no existían los adelantos actuales, los huracanes se presentaban de improviso y eran un caos de destrucción y muerte.

Actualmente que sabes cuando va a llegar con días de antelación, puedes prepararte en ese fortín cerrando todos los lugares vulnerables. Las paredes de plástico transparentes con sus células fotovoltaicas serán deshechas por el tifón, por ello se deben tener cierres metálicos a lo largo de la fachada para cerrarlos y dejar aislado herméticamente el edificio y esperar dentro que pase el peligro, como producen su propia electricidad podrán hacer vida normal esas horas. Conociendo la época del inicio de esa calamidad, se programan las cosechas para recogerlas semanas antes y guardarlas en el edificio accesorio, lo mismo se hará con toda la fruta de los árboles que puede ser recogida por estar ya madura o ser susceptible de terminar su maduración en el almacén. Por otra parte los motores eólicos, que son de pequeño tamaño, tienen un sistema de bisagra por encima de la puerta de acceso y, retirando el freno que lo sujeta, puede doblarse hacia delante y depositarlo cuidadosamente con el rotor apoyado en un lecho de caucho esponjoso.mientras por el centro del mástil se sujeta contra el pavimento usando un fuerte zuncho arraigado en el hormigón del suelo de la terraza, de este modo solamente los árboles quedarán a merced del viento y la tormenta. Ambos edificios deben estar situados en el centro de las plantaciones, con firmes cimientos y con una situación elevada varios metros por encima del resto de la llanura, para que el agua no llegue a sus puertas.

CUARTA PARTE

EL RECICLADO

Darle tanto quehacer al Estado y obligarle a que se implique en cosas que en un régimen democrático han de estar en manos privadas, parece que mis proyectos tienen un tinte totalitario comunista. Nada más lejos de la realidad, el asunto del agua es un bien de todos los ciudadanos y desde siempre los ríos y las costas han estado fuera del alcance popular. Incluso las costas no han estado en manos del gobierno propiamente dicho, sino que oficialmente pertenecen a la Marina de Guerra de la Nación, eso si es pasarse de rosca. La propiedad de las ciudades edificio es lógico que sea de Hacienda pues, como ya he explicado en ese capítulo, nadie puede hacer la más mínima reforma y si se vendieran los propietarios tendrían todo el derecho a hacer lo que quisieran en su vivienda.

En cuantas ocasiones hemos dejado escapar un buen empleo fuera de nuestro lugar de residencia por no querer malvender ese piso que hemos reformado y retocado mil veces a nuestro gusto, al ver que nadie da la mitad de lo que vale para nosotros. Sin embargo, si vives en una ciudad edificio y quieres ir a otra ciudad igual por una oferta estupenda de trabajo, solamente has de llamar al camión de mudanzas y llevarte tus muebles, que esos si son tu propiedad caprichosa y donde te gastas el dinero con placer, porque al llegar al nuevo domicilio encontrarás una vivienda exactamente igual a la que has dejado y con el mismo precio. Si tienes deseos de poseer tu propia vivienda, prepara tu retiro de la vejez comprando una casita en la playa o en el monte donde irás todos fines de semana, tus vacaciones y al jubilarte será tu residencia definitiva y propia.

Respecto a los territorios para la reforestación, es de pura lógica que si esa instalación queda en manos de una empresa privada nunca rendirá lo mismo que gestionada por ese Ministerio de Recursos Naturales, especularán con los precios de madera y alimentos y sojuzgarán a toda la población, que habrán quedado convertidos en sus sirvientes, por no decir esclavos, imponiendo horarios máximos y sueldos mínimos. Y aunque lo gobierne ese ministerio, si permiten edificar como una ciudad normal, ocuparán muchos kilómetros cuadrados de tierra fértil, se inundará de casas y calles mal alineadas y de barrios donde la gente que se cree selecta atiborrará de chalés, otros donde la gente trabajadora normal se apiñará sin orden ni concierto y los pobres, que llegarán de todas partes, llenarán de chabolas y fabelas los exteriores de esa ciudad desastrosa. Al final aquello no será un complejo organizado y rentable sino una colonización bestial y descontrolada que terminará como acabaron las colonizaciones siempre, con abusos, atropellos, injusticias, desórdenes, conflictos y problemas

Y después de estas aclaraciones tengo que hablar de otro proyecto en el cual debe comprometerse también el Estado, el reciclado de basuras y desperdicios. No hay espectáculo más deprimente que un vertedero de basuras. Los desperdicios aíslan el suelo de la meteorización provechosa para la tierra, ayudados por las bolsas de plástico que, además, reflejan el sol para impedirle su beneficiosa insolación. Ese terreno será estéril durante años aún después de que el vertedero haya sido vaciado. El reciclado ha de ser total, realizado por una única empresa. No es correcto que unas empresas se enriquezcan reciclando los metales, los papeles, cartones o el vidrio y nos dejen vertederos llenos de basura no rentable.

No se puede pedir a una empresa privada que haga el trabajo de reciclar lo que produce ganancias y lo que produce pérdidas, así que de nuevo tenemos que recurrir al Ministerio de Recursos Naturales. Esa empresa estatal reciclará lo que produce extraordinarios beneficios, lo que produce buenos beneficios, lo que produce moderados beneficios, lo que produce tan pocos que vale lo mismo el material conseguido que el dinero que costó reciclarlo y, por último, lo que vale más el reciclado que el producto conseguido. Así pues, los provechos de unas cosas compensarán las pérdidas de otras, como el negocio es del estado solamente es necesario que cubra los gastos totales aunque al final del año el balance sea de cero beneficios. Si una bolsa de plástico, esa pieza fundamental en las compras y en la recogida casera de basuras, tan vilipendiada, mal vista y maltratada por los ecologistas, cuesta dos céntimos fabricarla y tres céntimos reciclarla, se merece hacerlo por tener un buen remanente de capital con la regeneración de los otros productos altamente rentables.

Respecto a la campaña que intenta eliminarlas, si ya no surtirán de ellas los supermercados y todos usaremos bolsas de papel o tela, ¿Dónde pondremos la basura? Estas bolsas tiene doble utilidad, nos sirven para transportar la compra y luego para tirar la basura. A los empecinados en hacerlas desaparecer les pregunto: ¿Las bolsas de basura, que ahora tendremos que comprar, también serán de tela? Evidentemente también serán de plástico ¿Entonces que hemos ganado? Dirán que esas bolsas de basura se harán con plástico biodegradable, pues hagan también con él las bolsas de la compra. A veces me pregunto si todo esto es una campaña de buena intención o se trata de una estratagema promovida por los grandes hipermercados que de este modo cambian un concepto obligatorio de gastos por otro de beneficios, pues si antes muy a su pesar regalaban unos céntimos en cada empaquetado de la compra de sus clientes, ahora ganan el doble por la misma misión. A ello se ha de añadir los motivos de los propietarios de las fábricas de bolsas para la basura, al ver que su negocio va mal porque nadie las compra y tratan de eliminar la competencia que les hacen esas sufridas bolsas. Los residuos orgánicos también han de ser convertidos en fertilizantes. No ha de quedar nada que propicie la idea de usar la incineración, pues resulta aún más perjudicial que mantener las basuras amontonadas de cualquier manera. Si se lleva a cabo esta industria nacional los vertederos desaparecerán por completo de todo el país.

QUINTA PARTE

LAS VOTACIONES

Aqui no comprometo al Estado para enredarlo en una empresa, más bien expongo una solución por la cual muchos políticos y, sobre todo, los mandatarios dictatoriales y marrulleros me odiarán por ello. Actualmente durante las votaciones nacionales para elegir gobierno, los colegios electorales están atiborrados de papeletas con las listas prefabricadas de candidatos de todos los partidos. La persona que va a votar escoge la lista del que le parece más conveniente, lo introduce en el sobre y lo deposita en la urna. Desde ese momento no sabemos que camino recto o enrevesado ha recorrido la papeleta con nuestra opinión y cuando los medios de comunicación dan los resultados, aunque haya ganado nuestra postura seguimos sin saber si se contabilizó o acabó en una papelera.

Gracias a la informática, que ahora controla los votos en lugar de hacerlo a mano como antes, el pucherazo puede ser más sutil e incontrolable, pero también gracias a la informática podemos cambiar el sistema de votación y tener la seguridad de que nuestra opinión ha sido contabilizada. Supongamos que en el colegio electoral donde vas a votar lo han de hacer 3.560 ciudadanos. En una mesa tapada por una cortina hay un monitor, una impresora con papel perforado doble autocalcante y un teclado como el de un teléfono con los números del cero al nueve y una tecla que ponga fin u otra palabra fácil de comprender por cualquiera. Vigilado parcialmente desde fuera por un delegado para que nadie coja más de un papel, el votante mira el monitor, allí están los números desde el 1 hasta el 3.560 y él con el teclado anota uno cualquiera, por ejemplo, el 1.233 y pulsa la tecla final. En ese momento ese número desaparece de la pantalla del monitor y la impresora lo imprime en la cabecera del papel que saca y deja sobre la mesa.

En ese impreso doble están relacionados todos los candidatos, el votante lo coge, sale de ese recinto medio vigilado y va a una cabina cerrada donde tranquilamente va poniendo cruces en las casillas blancas que hay delante de cada candidato, escogiendo los que desea apoyar. A continuación, despega las dos hojas y el original lo mete en el sobre para la urna y la copia la guarda en su cartera. Con este procedimiento tenemos un número secreto y una copia para posibles reclamaciones. Cuando se hace el recuento oficial del distrito los vecinos van a ver las listas, las cuales tendrán al principio el número de la papeleta y a continuación los nombres votados. La persona que hemos citado busca el número 1.233, fácil de encontrar ya que van colocados en orden, y lee a continuación los candidatos votados, todo ello sin que los demás sepan que está leyendo pues nadie conoce su número secreto y, por tanto, el voto sigue siendo reservado. Si algún candidato o todos han sido cambiados o lo han dado por nulo tiene la copia para denunciar el fraude. Si en la lista está todo correctamente anotado, ya sabe que hasta ahí no le han escamoteado su opinión y una vez en esas listas oficiales no solamente contabiliza el gobierno, también los periódicos y las cadenas de radio y televisión hacen su recuento particular y es ya imposible que puedan eliminarlo.

SEXTA PARTE

COMPLEJO FLUVIAL PRODUCTOR DE ENERGÍA

Para comprender este proyecto, primero he de explicaros una de mis patentes llamada Motor Hidrostático, se trata de algo muy sencillo de entender. Funciona sin combustibles convencionales, sólo precisa el paso de una corriente de agua por su sistema. La fuerza que lo mueve se basa en el principio de Arquímedes que dice: “Todo cuerpo sumergido en un líquido pierde de su peso uno igual al del fluido que desaloja”, o dicho de otra manera: “Todo cuerpo sumergido en un líquido recibe un impulso de elevación igual al peso del fluido que desaloja”. Si te parece complicado, coge una botella de plástico de dos litros vacía y colócala en el fondo de la bañera llena de agua, cuando la sueltes saldrá disparada hacia arriba con un empuje de dos kilos, que es el peso del agua que desaloja.

Este motor emula el trabajo de uno de explosión, funcionando día y noche de forma constante sin problemas de calentamiento, cambios de aceite, repostaje, ruidos ni humos. En un motor de explosión convencional tenemos un pistón circular semimacizo que sube y baja por dentro de un cilindro hueco. El pistón circular que recorre ese cilindro se ha cambiado por un flotador cuadrado (21) y el cilindro por un embalse de la misma figura (29), una potente biela de transmisión (22) comunica los impulsos a la parte superior del edificio y setenta y dos raíles y ruedas de acero inoxidable permiten que se deslicen suavemente uno sobre el otro. Las válvulas son enormes compuertas rotativas que hacen entrar o desaguar miles de litros cada segundo y ese agua es el ingrediente motriz que suple al contaminante inflamable del motor de explosión tradicional.

En la figura nº 1 que hay a continuación puedes ver su sencillo funcionamiento. Al abrirse una cadena de grandes compuertas rotativas de admisión (11) entra el líquido por toneladas y debido a ese citado principio de Arquímedes, el flotador (21) recibe un impulso de elevación. Cuando sube lo estipulado, se cierran aquellas compuertas (11) y se abren las de escape o desagüe (12). Al faltarle el apoyo del agua, el flotador baja debido a la fuerza de gravedad hasta llegar al lugar donde estaba al principio, en ese momento se vuelven a abrir las compuertas de admisión y a cerrarse las de escape repitiéndose el proceso. La fuerte biela (22) transmite los recorridos al piso superior para aprovechar su potencia. Figura – 1

 

treinta Este motor se puede instalar en el cauce seco de la salida de un embalse para ser activado por el agua que despide, después de haber movido las turbinas de la presa, y con él se puede sacar rendimiento a ese último pequeño desnivel que se pierde inútilmente. También se pueden colocar en el complejo marino productor de energía y, con un pequeño tamaño, en cualquier finca agrícola, granja, caserío, casar o aldea donde exista una pequeña o mayor corriente de agua y los vecinos lo instalen para tener energía eléctrica de forma autónoma, pero ahora colocaremos dos de ellos en un río para que lo active la corriente del mismo.

La figura nº 2 es una vista aérea del río después de la arquitectura que se ha hecho para encauzar sus aguas hacia el edificio donde se instalan los ingenios. La figura nº 3 la vista de un imaginario corte hecho por la línea CD del plano anterior para ver el corte de un estanque y sus rebosaderos, así como el del edificio y la figura 4 es una vista lateral de ese mismo río si se hubiese realizado un imaginario corte por el centro de su cauce según la línea AB de la figura nº 2. Tenemos los amplios accesos (2) que filtran el agua que llega a los estanques (4) impidiendo la entrada de materiales capaces de deteriorar los productores de energía, los rebosaderos del río (5) y los del exceso de nivel en los estanques (3) que desvían a los canales de desagüe directo (6) el líquido sobrante, aparte de ser estos canales amplios una garantía para evitar los desbordamientos periódicos debidos a las crecidas. La antepresa (8), cuya misión es encerrar entre ella y la presa (1) cualquier objeto indeseable que traiga la corriente como maderos, ramas, trapos, plásticos, etc., que puedan deteriorar u obstruir las rejas y los paneles filtrantes de los accesos (2). La carretera elevada (27), que cruza de parte a parte el conjunto pasando por encima de la presa siendo, además, el lugar apropiado para colocar periódicamente una draga que limpie los sedimentos depositados y retire todo cuerpo flotante que haya quedado atrapado en el recinto. Los edificios (9) es donde se instalan los ingenios que se activarán con el agua de los estanques, la cual tras pasar por motores hidrostáticos o turbinas de sifón sale al canal (7) de desagüe final y se reintegra al cauce original del río. Figuras 2 – 3 y 4 nueve Dependiendo de que el terreno por donde circula el río sea abrupto y desnivelado o una lisa llanura, así será el motor que se acople. El de mayor tamaño es de 25 metros de lado por cuatro de altura y solamente se instalaría en una zona del río donde haya un desnivel de 6 ó 7 metros a lo largo de 800 metros, y un aforo mínimo de 50 metros cúbicos por segundo, circunstancias muy escasas de encontrar en un curso fluvial. A continuación los modelos son de 24, 23, 22,…. metros de lado mientras se va disminuyendo el grosor proporcionalmente, hasta llegar a los de 10 metros de lado por uno de altura, que son los más útiles y apropiados para su uso en cadena. A partir de ahí se pueden hacer de 9, 8, 7,… metros de lado hasta llegar al de 1 y todos ellos son siempre de un metro de altura. Ese último modelo citado de 1 x 1 x 1 metros, como un dado de juego gigante, puede alimentar de energía eléctrica una granja o cualquier empresa agrícola que posea un manantial o por sus tierras corra un pequeño arroyo perenne.

Si su caudal supera la necesidad de ese ingenio pero no llega para instalar el siguiente de 2 x 2 x 1 metros, en esa pequeña medida puede construirse un modelo de 1,5 x 1,5 x 1 o cualquier otra medida que se adapte al caudal que se tiene.

El movimiento rectilíneo de la biela lo convertimos en rotativo de dos formas distintas, en los modelos desde 1 hasta 10 metros de lado, recordando a los antiguos relojes de pared, por dos muros laterales opuestos del edificio (9) cuelgan pesas de gran tonelaje que la biela motora eleva continuamente. Estas pesas sujetas por cables de acero que van arrollados en un cilindro, lo hacen girar a medida que bajan. Su descenso es lento, pues la gran corona dentada que tiene el cilindro hace girar un pequeño piñón solidario de otra corona grande, luego otro piñón con su corona y, después de varios enlaces semejantes, el último eje donde se aprovecha el movimiento rotativo ya va a los cientos de revoluciones por minuto que precisa el alternador para su buen rendimiento. Un motor de 10 por 10 por 1 recibe un empuje elevador de 100.000 kilos, deduciendo 10.000 para compensar la tara del flotador y la biela, más un sobrante de varios miles de kilos para que funcione holgado, aprovechamos 90.000 kilos. A lo largo de cada largo cilindro salen nueve recios cables de acero con una pesa cada uno de 10.000 kilos.

En este modelo la biela principal (22) está duplicada y cada una de ellas tiene un apéndice (B-1) y (B-2), que se deslizan por los canales (E-1) y (E-2) y empujan una de las coronas cortadas (H-1) o (H-2), que hacen girar el cilindro engranando en una rueda con escape que está en su centro, yendo en movimiento inverso al del trabajo para que vaya subiendo las pesas, o los (D-1) y (D-2) si se deslizan en vacío. Suponiendo que el cilindro (C-1) acaba de llevar sus pesas hasta el sector en la altura concertada, queda inmovilizado por el trinquete (T-1), que iba sujetándolo mientras subían las pesas, hasta que el otro cilindro llegue al sector bajo estipulado como término de carrera. Un automatismo acciona el cierre de vaivén (P-1), que hace de puerta en doble servicio cerrando el canal de empuje (E-1 ) y abre el de los recorridos sin carga (D-1). Durante uno o dos ciclos ambos apéndices de las bielas principales suben y bajan por los canales sin carga hasta que las pesas del cilindro (C-2) llegan al sector final inferior estipulado, donde otro automatismo abre el trinquete (T-1) que sujetaba el cilindro (C-1) y sus pesas comienzan a bajar para continuar dando con su movimiento rotativo impulso a todo el engranaje de ruedas y piñones y no haya interrupción y, unos segundos después, en el circuito del cilindro (C-2) se cierra el trinquete (T-2) y el cierre de vaivén (P-2) cierra el canal de recorrido en vacío (D-2 ) y abre el de empuje (E-2), comenzando a subir metro a metro las pesas del cilindro (C-2) hasta que llegue al sector alto y allí quede estático sujeto por el trinquete (T-2) en espera de que el (C-1) termine su recorrido hacia abajo, repitiéndose el proceso continuamente. En la figura 5 que hay a continuación podéis ver el esquema de ese funcionamiento.

Figura 5

diez Para los motores de grandes dimensiones no es posible usar el sistema de pesas, ya que serían tantas y tan grandes que su recorrido resultaría corto y los cilindros tan largos que se saldrían del edificio (9). En ellos se usa el sistema de aprovechar el impulso de subida y el de bajada, lo cual divide por dos su potencia. Poniendo como ejemplo el tipo mayor de 25 x 25 x 4 metros = 2.500 metros cúbicos, o sea, que desaloja y recibe un empuje elevador de 2.500.000 kilos. Este flotador entre las vigas de doble T de acero que forman todos los chasis, los paneles de chapa de hierro que lo recubren, forrados exteriormente por una capa plástica para evitar la corrosión, el peso de la potente biela y un lastre que lleva dentro, ha de pesar exactamente 1.250.000 kilos. Por ello, cuando el agua ejerce esa potencia elevadora gasta la mitad en subir el flotador y los restantes 1.250.000 kilos de empuje se usan para realizar la función a la que está destinado el motor y, al abrirse las compuertas de desagüe y bajar el flotador por la ley de gravedad comunica la potencia de su peso, que son los mismo 1.250.000 kilos de fuerza, consiguiendo siempre una fuerza igual constantemente tanto en la subida como en la bajada.

El aprovechamiento del empuje de la biela en el piso superior del edificio para los modelos de gran tamaño consiste en una cremallera doble que mueve un sistema de engranajes similar en su formato al de las pesas, a base de piñones pequeños solidarios de coronas grandes. La cremallera doble, que es una prolongación de la biela de empuje primaria, engrana con dos piñones de pequeño diámetro, que son solidarios de dos grandes coronas dentadas, las cuales están formadas por dos piezas concéntricas que se mueven en una sola dirección pues entre ambas existen trinquetes o gatillos de escape y arrastre similares, aunque de un tamaño gigantesco en comparación, con los que tienen las ruedas traseras de las bicicletas, que arrastran la rueda al pedalear y resbalan los trinquetes cuando las ruedas se mueven sin ser impulsadas con los pedales. Ambas coronas con escape engranan en dos piñones solidarios de otra corona del mismo tamaño y con el mismo sistema de escape con trinquetes, cuyo eje es el principio del engranaje multiplicador propiamente dicho. Cuando sube toda esa pieza formada por el flotador, la biela y la cremallera ambos piñones se mueven con ella, pero uno de ellos no transmite el movimiento a su corona por encontrar los trinquetes a favor y resbalar sobre ellos, el otro piñón si encuentra los trinquetes de frente y arrastra su corona, la cual a su vez arrastra el piñón de la tercera corona. La cremallera en su bajada invierte el sentido de la rotación en ambos piñones y el que antes empujaba ahora resbala sobre los trinquetes y el que resbalaba los encuentra de frente y empuja a su corona y con ella a la tercera. Una serie de piñones y coronas formando una rueda de una pieza van recibiendo impulsos para girar primero lentamente y, a medida que se multiplican por la relación del diámetro de ambos, cada nueva rueda gira a mayor velocidad hasta que con cinco o seis de ellas se llega a la velocidad ideal para el funcionamiento del alternador. En el último eje que lleva ya el movimiento al alternador hay un volante de inercia de 20.000 kilos, que girando a cientos de revoluciones por minuto tiene la misión de mantener estable el impulso y las revoluciones.

En efecto, cada vez que se termina un recorrido del motor tanto de subida como de bajada hay un intervalo de unos escasos segundos en los que se frena el flotador en seco, lo que tarda el motor en llenar en la subida o en vaciar en la bajada el agua de las pequeñas fisuras que quedan entre el flotador y el embalse. Estos lapsus de dos o tres segundos dejan frenada la cremallera, los piñones adosados a ella con sus coronas y los dos piñones del eje multiplicador, pero como la corona de este eje, como ya dije antes, tiene el mismo sistema de trinquetes que las dos primarias sigue girando a la misma velocidad pues el impulso le llega ahora desde atrás por la inercia del volante de veinte toneladas que mantiene las revoluciones y la potencia y el alternador no acusa el frenazo en absoluto.

Si no se desea instalar un sistema rotativo directo, se puede construir en la planta alta del edificio un enorme pistón movido por la biela (22) que circule por dentro de un cilindro, el cual tiene en ambos extremos dos válvulas una de admisión de aire al hacerse el vacío en él y otra por donde sale el aire comprimido hacia dos gigantescos depósitos. Una turbina Pelton en el extremo de cada eje de un alternador recibe el chorro inyectado de aire comprimido y su funcionamiento es el más sencillo de todos. Todo esto es un escueto resumen de los funcionamientos del motor, del sistema accionado por pesas, del accionado por cremallera o del uso de aire comprimido. En las descripciones de las patentes registradas están todos los cálculos matemáticos y arquitectónicos, los materiales que se han de emplear bien detallados, los planos exactos de cada una de las piezas y la solución de cualquier aspecto dudoso, hasta los más nimios, que puede presentar su ejecución.

El Complejo Fluvial Productor de Energía es el aprovechamiento total de un río desde que deja de ser un arroyo hasta su desembocadura en el mar. Todo el río está lleno de arquitecturas como la representada en la figura 2, si no es muy caudaloso solamente se utilizará una orilla y un edificio (9), a medida que le van llegando afluentes puede tener ambas orillas y edificios y, del mismo modo, si el río tiene un aforo considerable puede tener varios edificios contiguos en cada orilla con el consiguiente ensanchamiento de los estanques. Considerando como normal que el desnivel natural de una corriente fluvial tiene un promedio de un metro de altura cada 800 metros de longitud, la arquitectura detallada en la figura 2 debe repetirse una tras otra para ir aprovechando ese metro de desnivel una y otra vez hasta la desembocadura del río en el mar, con el cuidado de que los canales de desagüe directo (6) sean tan amplios que la mayor riada que pueda producirse pase holgadamente por ellos sin desbordarse y anegar pueblos y plantaciones. Los ingenios productores de energía que van en los edificios (9) deben ser motores de 10 x 10, o menores si el río no es bastante caudaloso, ya que funcionan con ese desnivel de un metro. Otro sistema para aprovechar la energía de la corriente de agua es colocar una batería de turbinas de sifón que ocupen toda la amplitud del edificio para que el contenido del estanque pase por ellas. Aunque con un metro de desnivel su rendimiento es pobre, sumadas todas el resultado es interesante.

Los embalses o pantanos artificiales son construidos para el almacenamiento de agua de riego y consumo y, comúnmente, para instalar en ellos una central hidroeléctrica. Si se hace únicamente con esta última finalidad, resulta aberrante inundar fértiles valles y hacer desaparecer pueblos enteros para conseguir una altura suficiente de caída de agua a fin de hacer funcionar las turbinas a la máxima potencia. Supongamos que en un río de tu país se construye un gran embalse para instalar una central hidroeléctrica, aparte del efecto adverso de sumergir tierras fructíferas y pueblos enteros se consigue el beneficio de proporcionar una elevada cantidad de kilovatios para el consumo. Sin embargo, si ese río se hubiera canalizado como se detalla en este proyecto y aprovechado una y otra vez cada metro de caída tendríamos varias ventajas: Primera, que no se hubieran sumergido terrenos y poblaciones. Segunda, que con su protectora arquitectura protege a todas las poblaciones y plantaciones ribereñas de las inevitables inundaciones que se producen varias veces cada año. Tercera, que al ir produciendo electricidad a lo largo de cientos de kilómetros las conducciones de alta tensión para suministrar a las poblaciones de las comarcas cercanas a su cauce serán de corto trayecto y es mínima la pérdida de energía por caída de tensión. Cuarta y principal, todos los edificios del río juntos uniendo sus producciones, modestas en comparación con la central, producen por lo menos el doble de kilovatios que ella sin haber deteriorado el paisaje.

La vigilancia y el mantenimiento de tantos edificios ha de ser de 24 horas, teniendo en cuenta que a lo largo de los ríos de un país puede haber muchos cientos de ellos, millares de empleados deberían ocuparse de ello. Sin embargo, se deben aglomerar en grupos de 41 edificios y en el que hace el número 21, situado en el centro del grupo, es donde se vigilan todos electrónicamente. En el ordenador central se registran continuamente imágenes de cámaras colocadas estratégicamente enfocando piezas del sistema que pueden ser vulnerables por su desgaste, otras que envían vistas panorámicas del complejo por si hay alguna anomalía, chiquillos que imprudentemente se bañan en los estanques, niveles de los estanques bajos porque trapos o plásticos han tapado gran parte del acceso (2), aviso de alarma si los detectores de incendio se activan o si alguien ha abierto la puerta de acceso al edificio, control de la producción de energía de cada uno para saber que su funcionamiento es correcto, etc. El sonido acompasado del funcionamiento de la maquinaria de cada edificio puede ser implantado en el ordenador para que éste avise si algún ruido ajeno al rutinario se produce, de este modo se puede prever la rotura de una pieza que está funcionando forzada, sin lubricante u otra causa cualquiera. Incluso por esos micrófonos pueden oir lo que hablan unos posibles intrusos que hayan forzado la entrada. Desde el ordenador central se puede parar o iniciar el funcionamiento de los otros 40 edificios, de este modo si desde sus oficinas centrales reciben orden de parar o de volver a poner en marcha alguno de ellos, según los consumos y los horarios, lo hacen desde allí sin tener que desplazarse. De este modo, dos o tres empleados en turnos de ocho horas y una furgoneta con repuestos son suficientes para controlar esos 41 edificios e ir a reparar una avería o subsanar cualquier anomalía que surja, ya que los más alejados están solamente a unos 16 kilómetros del central.

SÉPTIMA PARTE

COMPLEJO MARINO PRODUCTOR DE ENERGÍA

Esta patente es una lógica continuación deductiva del Complejo Fluvial Productor de Energía. Allí se aprovecha las corrientes de los ríos encauzándolos por donde nos conviene y aquí debemos elevar el agua del mar hasta un embalse aprovechando el propio impulso de las olas.

Hasta ahora nadie ha podido aprovechar industrialmente a gran escala la enorme energía que se pierde en el movimiento de las olas del mar. Cientos de patentes ingeniosas pretenden con un flotador gigante, al cual va unido un cable que pasa por una polea sujeta al fondo marino y llega hasta la orilla, aprovechar las subidas y bajadas de aquellas para elevar el flotador y mover con el impulso periódico de ese cable un ingenio que produzca energía aprovechable. Otras instalan en la orilla del mar un largo habitáculo horizontal abierto por delante y cerrado en el fondo, que oficia de cilindro y al llenarse violentamente con el agua de la ola que acaba de romper, la cual ejerce de pistón, comprime el aire que contenía y lo envía a un depósito a través de una válvula situada al final de una tubería larga y vertical, que sale de la parte alta del fondo del habitáculo para evitar que pase agua al depósito de aire comprimido. La escasa potencia que se obtiene con esas y otras patentes imaginativas no compensa económicamente la construcción y el mantenimiento de las mismas.

El movimiento de las olas produce un efecto óptico ilusorio pues dan la impresión de que grandes masas de líquido avanzan impetuosas en un dirección y es falso. La ondulación marina mueve las moléculas del agua en la misma dirección desde que se inicia la cresta de la onda hasta que comienza su declive, después las empuja hacia atrás al iniciarse el siguiente semicírculo inverso bajo el agua que pasa por el seno, valle o vano anticresta que se forma en la misma, describiendo un círculo casi completo abierto en cada paso de la ola. Por esta causa, un objeto flotante que al ser alcanzado por una ola sube y la acompaña un instante en su camino, retrocede al lugar donde estaba en cuanto la misma ha pasado de largo. El oleaje solamente transmite energía y forma, pero no empuje para impulsar el agua formando una excepcional corriente. Mientras la velocidad de avance y la de retorno coinciden, las fuerzas formarán un círculo perfecto y no habrá el más mínimo transporte de agua por el oleaje, mas si el viento u otra circunstancia cualquiera desequilibra esta coincidencia de velocidades variando el cociente entre altura y longitud de onda, el círculo perfecto se va transformando en un elipse y se producirá ya un ligero desplazamiento del agua.

Ese objeto citado antes, pequeño como un corcho de botella o grande como un transatlántico sin tripulación abandonado a su suerte, estaría subiendo y bajando de acuerdo a la altura de las olas, pero no lo movería de su sitio el oleaje cuando describe un círculo exacto, solamente comenzaría a derivar lentamente en el sentido de las olas en la misma proporción de velocidad con la que por culpa del viento se efectúa la destrucción del círculo perfecto y va convirtiéndose en una elipse cada vez más deformada. Ese movimiento orbital del oleaje en la superficie del mar se transmite por fricción a las capas subyacentes, pero la circunferencia que describen es cada vez más pequeña y difusa y a escasa profundidad las aguas no tienen movimiento alguno, aunque en la superficie haya una tempestad con olas inmensas.

Al llegar cerca de la costa esas ondulaciones de las profundidades son las primeras en tropezar con el suelo y desequilibrarse. La ola de superficie aunque viniera formando una circunferencia perfecta, queda afectada por ello y se va convirtiendo en elipse y varios metros más adelante, cuando la profundidad es tan escasa que tropieza en el suelo sin poder terminar su recorrido circular, la elipse se descompone por completo y la ola rompe. En ese momento toda la masa de agua que llevaba el impulso en dirección al litoral, al no poder retroceder por impedírselo el suelo marino, se convierte en una avalancha hacia delante que todos vemos a diario en los acantilados y las playas. En los primeros se estampan las aguas con violencia contra ellos y caen de nuevo al mar, en las segundas avanzan subiendo la cuesta de arena hasta que su fuerza se diluye, entonces se retiran hacia el mar restando potencia a la siguiente ola que ha de pasar por encima de esas aguas que están retrocediendo para llegar al límite de su fuerza y volver atrás, repitiéndose continuamente el proceso. Las olas en su recorrido hacia la costa, según la climatología, el mar donde se forman, la época del año, etc., tienen un intervalo de llegada de escasos segundos cuando está muy alborotado y pueden alcanzar una altura que sobrepase sobradamente la docena de metros, por el contrario, si el mar está en una calma total podría haber un tiempo de hasta 30 segundos de intervalo entre cada ola y ser ésta de tan pequeña altitud que apenas llegue a diez centímetros.

El Complejo Marino Productor de Energía es una construcción realizada en el mar lindante con la orilla, formado por una edificación de 46.500 metros cuadrados, cuyo suelo está más alto que el nivel mínimo del mar. Amurallado en derredor, en los laterales de esa plataforma están instalados los edificios que albergan los ingenios productores de energía, que en este prototipo se ha optado por colocar como ejemplo cuatro de los mayores motores hidrostáticos (MH), dos en cada lateral y seis potentes turbinas kaplan verticales (TK), tres en cada lateral. Todo el resto de la plataforma sin edificios es el embalse donde se almacena el agua que el sistema eleva hasta él. El objetivo es elevar toneladas de agua del mar varios metros para llenar el embalse y convertirla en energía eléctrica al hacerla regresar de nuevo al mar a través de la maquinaria apropiada. Es en realidad una central hidroeléctrica convencional de pequeña altura, que recibe el agua del mar en lugar de llenar su embalse reteniendo la corriente de un río. Ver una vista cenital del complejo en esta figura 1

once

Para poder sacar rendimiento de esa fuerza que posee el oleaje al romper la ola, se han de solucionar tres temas: Primero – Hacer que la ola rompa en el instante que se necesite sin esperar que llegue a tierra, de ese modo tendremos todo su empuje en el momento que la necesitamos. Segundo – Encauzar ese empuje para que, además de avanzar, suba su nivel varios metros por encima del propio nivel del mar. Tercero – Aprovechar la máxima cantidad de agua de cada una de las avalanchas que llegan hasta el embalse para represarla e impedir que el agua sobrante retroceda por donde ha venido y frene el ímpetu que trae la oleada que viene detrás de ella.

Solución al primer tema – El doble muro convergente (38) que forma un ángulo de 60 grados tiene otro muro subacuático (36), el cual une las partes más separadas del mismo formando entre los tres un triángulo equilátero de varios cientos de metros de lado, dependiendo que la zona donde esté instalado sea más o menos activa en el oleaje. Por un sistema patentado, este último muro tiene siempre de forma automática la misma altura que el nivel del mar, por ello las olas al pasar por encima de él no pueden completar el círculo de retroceso y rompen haciendo que la masa de agua, que ya no es una ola sino una oleada, se impulse hacia tierra desde la distancia que nos conviene.

Solución al segundo tema – Al ir la oleada encajonándose en la estrechez de los muros convergentes, va subiendo de nivel hasta llegar al embudo final del ángulo que forman ambos muros y ya se funden con el edificio de control. En ese momento su amplitud es de 20 metros y su altura de pocos o muchos metros, según la altura que traía el oleaje antes de romper. Tiene ante sí un pasillo de unos 40 metros de longitud con una especial estructura que fuerza a subir aún más el nivel de la oleada, con el fin de que entre más caudal en el embalse.

Solución al tercer tema – Todo el grueso de la oleada que llega por encima de la tolva de admisión pasará directo al embalse, pero el resto se estrellará contra la esquina exterior del ángulo recto que forma la tolva y del tajamar de cemento que hay tras ella hasta el suelo marino, rompiendo la columna de agua sobrante (AS) en dos mitades que salen disparadas por las aperturas laterales y vuelven al mar por fuera de los muros encauzadas contra las paredes curvas sin molestar ni frenar a la oleada que llega detrás de ella.

Para poder controlar exactamente al centímetro los recorridos de la tolva móvil de admisión, reguladora de la entrada de las oleadas al embalse, cambiar paso a paso los trayectos de los flotadores de los motores, de las activaciones de las distintas llaves de paso para entrada y salida de agua en las turbinas y en los motores para que aprovechen al máximo la mejor situación entre su admisión de agua y el nivel real del embalse y del mar, han de estar en una medida acorde con la altura de la marea en todo momento. Para ello, en la parte exterior de la punta submarina de una de las murallas convergentes existen dos o tres entradas de agua a un tubo de P.V.C. de 200 milímetros de diámetro, con fina rejilla para evitar la entrada de objetos y de animales marinos, que lleva el agua limpia, sin corrientes, ondulaciones ni falsos niveles durante cientos de metros hasta una profunda arqueta que se halla dentro del principio del muro en la parte baja del edificio que alberga el centro de control. Este nivel exacto de la marea sirve a los controles electrónicos para ir informando al ordenador central, el cual controla, lleva y coloca cada cosa en la altura y medida justa para realizar fielmente todos aquellos trabajos que les corresponde.

 

Suponiendo que tenemos el complejo totalmente desconectado, cuando el nivel del embalse llega, por ejemplo, a la altura de 3 metros tenemos más de 100.000 metros cúbicos de líquido y se puede iniciar el proceso con un simple interruptor general. El ordenador va abriendo los accesos de agua y pone en marcha las turbinas y los motores uno tras otro. Si el flujo del agua es menor que el consumo de todas las maquinarias que ha conectado, el ordenador, el cual recibe constantemente datos de la altura del agua embalsada, detectará que el nivel del embalse está bajando y cerrará el acceso del agua a los ingenios precisos hasta equilibrar el consumo de acuerdo con el suministro. Si, por el contrario, teniendo el complejo funcionando a un porcentaje medio observa que el nivel del embalse va subiendo irá abriendo los suministros de agua y poniendo en marcha los aparatos necesarios hasta equilibrar de nuevo el consumo según el aporte que recibe. En un día de oleaje tempestuoso en el cual siga subiendo el nivel del embalse aunque estén todas las máquinas funcionando a pleno rendimiento, el sobrante de agua se desbordará por las paredes laterales (r), que tienen la misma altura que la máxima del embalse, volviendo al mar sin haber sacado provecho de ella.

Estos complejos solamente pueden instalarse en las costas de los océanos, los mares interiores e incluso algunas zonas oceánicas, no tienen un oleaje con capacidad para ellos. Con el fin de explotar en su totalidad este costoso complejo se ha concebido como Parque de Producción Múltiple de Energía No Contaminante. El agua que este invento coloca en el embalse a varios metros sobre el nivel del mar se utiliza para accionar turbinas, motores hidráulicos, o cualquier otro ingenio actual o futuro que produzca una mayor cantidad de electricidad, aprovechando la potencia desarrollada mientras regresan al mar las toneladas de agua embalsadas. Los 8.000 metros cuadrados de las cubiertas de los edificios son una plantación de células fotovoltaicas de última generación y, aprovechando la sempiterna brisa marina, afirmados sobre el cemento de las construcciones y los muros convergentes van colocados docenas de postes resistentes en cuya punta superior hay instalados ingenios eólicos productores de electricidad, que el ordenador central del complejo recibiendo datos de un anemómetro los mantiene constantemente cara al viento de donde quiera que éste venga.

Aquí os pongo la misma anotación que en el complejo fluvial, que esto es un resumen breve del funcionamiento. Tanto aquél como éste no son teorías que se han pensado ligeramente sin prever los pros y los contras de su fabricación, ambas están estudiadas y elaboradas hasta los más pequeños pormenores. Las patentes para poder ser registradas deben dar todos los detalles sin dejar ningún resquicio confuso que haga dudar de su efectividad al ingeniero analizador de la oficina de patentes, para que éste dé su aprobación al haber comprendido y verificado el invento totalmente, y se presenta en un volumen de docenas de páginas con planos y explicaciones exhaustivas sobre el tema. Por ello, en ésta concretamente, se describe desde la forma de desecar el inmenso solar de agua marina para iniciar las obras, el cálculo arquitectónico de los pilares y todos los detalles para construir el complejo, hasta los materiales que se han de utilizar. Los planos exactos, su función, su composición y su colocación o ensamble de cada una de las piezas mecánicas y los esquemas y datos de conexionado de las partes electrónicas.

OCTAVA PARTE

SOREGE, UN IDIOMA PLANETARIO

La extensión de este proyecto con su gramática y sus diccionarios ocupa tanto espacio que está editado en una página web para él solamente:

www.idiomasorege.com

—————oowoo————–

Carta comentario de los “indignaos” del 15M recibida el 20-07-11 ESPAÑA, 15 de julio de 2.011

Sr. Llano, si nos hace el favor de exponer esta carta en su blog se lo agradeceríamos de corazón. Si un gobernante se atreviera a realizar la gran empresa de su Proyecto Oro Azul, cambiando la vida de nuestra nación, sería el mayor héroe de toda la historia de España, pues nadie superaría su gloria de haber hecho algo grandioso por su país. Si no lo creen consulten nuestra historia donde el escubrimiento y colonización de continentes es el mayor logro conseguido, pero todo lo ganado o robado por allí se lo quedaron los de siempre y nada repercutió en beneficio del pueblo, la ecología y la economía popular como lo haría ese proyecto suyo durante siglos.

Hemos entrado en Europa como satélites tercermundistas de las naciones poderosas que no paran de ingresar nuevos países para explotarlos y expandir su comercio. Para ingresar nos obligaron a eliminar nuestras grandes industrias de siderurgia, de astilleros, etc., nos compraron exigentes la fábrica de Seat y, en suma, no nos dejaron nada más que la agricultura y ganadería con unos recortes enormes que suplieron dando unas cantidades de dinero, que fueron un señuelo para dejar al final a agricultores y ganaderos en la ruina al retirarlas. Como país tercermundista, nos han llenado de fábricas de coches de su propiedad y no se las llevan a China porque tienen en nuestros 40 millones de habitantes a los obreros que cobran tan poco como chinos y somos tan tontos que encima los compramos. Para mayor disloque el gobierno da dinero a quién compra uno de esos coches para que no decaiga la industria ¿Qué demonios nos importa esa industria, si no es nuestra? Al ayudar a pagar con nuestros impuestos esos vehículos lo que hacemos es sacar de la crisis a las naciones que son las dueñas de las fábricas. Somos un país de imbéciles que ayudamos a salir de la crisis a las naciones que nos oprimen y, además, vuelven a robarnos nuestros impuestos al dar el dinero a los bancos que han motivado todo este caos. Antes de entrar en la Unión Europea, nuestros camiones eran asaltados en las carreteras francesas con el beneplácito de la gendarmería que miraba a otro lado, los clientes europeos se quedaban sin nuestros suministros y nadie arreglaba nada. Una vez pertenecientes a la Unión los franceses llenaron nuestro país de hipermercados y se llevan tranquilamente por sus carreteras nuestras naranjas valencianas, nuestros plátanos canarios, nuestras fresas onubenses y todo los mejor de nuestra agricultura para ellos y para suministrar a nuestros antiguos clientes que ahora son suyos, como compensación nos inundan con naranjas de Israel y Marruecos, plátanos de Costa de Marfil y toda clase de trueques semejantes. ——————————————————————————————————————————————————————————————————- Aquí fué donde un gracioso hijo de su madre se introdujo en el blog y borró diez o doce páginas que seguían de esta carta y de una serie de comentarios referentes al tema y como no tenía hecha una copia de seguridad de este texto final, se ha perdido.

ANOTACIONES DEL MES DE JULIO DE 2.013

Cuando una crisis mundial o nacional azota a los países, se han de tomar medidas sabias y decisivas, no remedios absurdos o insulsos que agravan el problema en lugar de resolverlo. Tomemos por ejemplo la Comunidad Europea. A los estados más afectados les obliga a subir los impuestos, si tienen millones de parados que cobran una miseria, otros millones que se les ha acabado el paro y reciben una vergonzosa limosna pasajera, ¿Qué se soluciona haciéndoles pagar más impuestos si no tienen ni para comer? Más que un remedio es un castigo a los trabajadores honrados. Otra imposición es abaratar el despido con lo cual más personas van al paro sin una compensación decente por los años trabajados, con eso dicen que se creará empleo. Usando las mismas palabras que decían los “indignaos” en  la carta que un tipejo eliminó casi en su totalidad, “crear empleo en qué”, si no nos han dejado ninguna industria productiva para el país donde los ciudadanos puedan emplearse por cientos. A la absurda solución de dar el dinero que necesitan para comer los millones de trabajadores honestos que se han convertido de golpe en mendigos, a aquellos que compran coches, se ha sumado el decreto de que cada empresa que contrate un empleado cobrará unos miles de euros; otra idea digna de subnormales, ahora los empresarios están despidiendo poco a poco a los que tienen y contratan otros para cobrar ese dinero del erario público. Y como siempre los potentados, los evasores de impuestos, los que tienen fortunas en paraísos fiscales, los directivos bancarios que se han autoadjudicado unos sueldos supermillonarios y con ellos, además de vivir como un rajá, se han amañado un plan de pensiones del propio banco que les garantiza veinte o cuarenta millones de euros anuales de jubilación. Todo ello va saliendo de esos bancos que el estado infla de dinero de los contribuyentes para que no tengan que cerrar. Volviendo a utilizar las palabras que faltan en la carta de los “indignaos”, que decían “¿Qué demonios nos importa que quiebre un banco si hay más bancos que árboles? Con lo que han robado a lo largo de los años tendrían un capital inmenso, pero como los directivos han ido durante esos años llevándose fortunas, ahora que se aguanten y no nos roben nuestros impuestos” Por todo ello, hemos de resolver la crisis de acuerdo con el sabio refrán “A grandes males, grandes remedios”

Todos os acordareis de Hitler. Cuando subió al poder había millones de parados y un  enorme porcentaje de alemanes vivía en la miseria, algo parecido a lo que ocurre ahora en España. ¿Subió los impuestos? ¿Dio facilidades a las empresas para quitarse empleados con cuatro centavos de indemnización? ¿Hizo alguna de las estupideces que aconseja y ordena la Comunidad Europea? No, cuando el tejido empresarial de una nación está casi inactivo, es el gobierno quien ha de promover empleo público, no se puede permitir que obreros y sus familias carezcan de los necesario para subsistir. Además, si mantienes a los obreros en su casa, ya sea cobrando el paro o sin él, la economía de una nación se derrumba y si ya estaba medio deshecha la terminas de arruinar. En aquellos tiempos no existían las autopistas actuales y Alemania empleó millones de trabajadores en fabricar lo que hoy tenemos todos. El Canal de Panamá era la obra humana más grandiosa hasta entonces y fue superada por la construcción de las autopistas alemanas. Los automóviles eran un lujo al alcance únicamente de los ricos, se creó el coche del trabajador (en alemán Work Wagen) al precio único de mil marcos, inundó el mundo con esos coches, con productos de la renovada industria pesada, fabricaban miles de millones de litros de gasolina sintética, etc., en pocos años superó en producción y exportaciones a Inglaterra y Estados Unidos y no quedó un alemán sin empleo. Lástima que lo estropeara provocando una guerra. Aún hoy, después de aquella desastrosa guerra, sigue siendo uno de los países más ricos y productivos y se debe al empuje estatal de aquellos años para superar la crisis mundial del 29. Aquella crisis también fue superada por los Estados Unidos de Norteamérica de la misma manera. La mayoría de los millones de ciudadanos estaban poco menos que mendigando trabajo aunque solamente fuera por la comida y el gobierno desarrolló grandes proyectos que tardaron unos años en realizarse y entre lo que ganaban las empresas para reinvertir en otras actividades y los obreros en comprar una granja, montar un taller, una tienda o cualquier negocio, al acabar los trabajos estatales ya el tejido empresarial del país estaba en marcha de nuevo. El primer proyecto de los que aquí se reflejan, el ORO AZUL, sería la solución inmediata a ese desbarajuste de pagos miserables y devolvería a cada trabajador español el empleo que se merece y el orgullo de su propia autoestima. Aparte de los millonarios ingresos de la Hacienda Pública con el monopolio del agua y la riqueza agraria al desaparecer las sequías.

————————————————————————— Me asombra la decisión de traer a España a un misionero que padece ébola y poner en marcha un enorme dispositivo como traerlo en avión militar, desalojar un hospital y poner en peligro a médicos, enfermeras y una cohorte de especialistas que nunca han tratado esta enfermedad y pueden producir una catástrofe nacional.      

Según decían en la televisión, el pobre misionero llevaba meses pidiendo algo tan económico y preciso como una caja de guantes de látex y otra de mascarillas corrientes de tela, no pedía nada más que eso.      

El valor y la abnegación de estos hombres que emplean su vida para ir ganando adeptos a su religión, hacer de médicos y enfermeros, de maestros de escuela, de consejeros matrimoniales, de defensores de inocentes en las continuas guerras y revueltas de los lugares donde están establecidos, de morir asesinados por los revolucionarios de siempre, es digno de una admiración suprema.     

Está entre enfermos dándoles consuelo y ese hombre o mujer que está muriendo con la enfermedad en su punto de mayor propagación infecciosa, persona que él convirtió a su religión le pide confesión no puede negarlo, sabe que saldrá enfermo y morirá pero su deber es confesar al moribundo y se acerca para escucharle y el virus se apodera de él.       Lo dejan desamparado, no le mandan lo que pedía para defenderse de esa epidemia y ahora tratan de remediarlo cuando ya es tarde.       Parece que hay un fármaco en pruebas y será lo que le administren, ya que no hay ninguna cura actualmente.      

En lugar de tanta fanfarria debían haber llevado al lugar de su residencia urgentemente una tienda hospital hermética para infecciosos con todos los adelantos y aunque vaya algún profesional de España confiar el proceso a Médicos sin Fronteras que están allí desde siempre y conocen esa enfermedad mejor que todos los especialistas españoles juntos.

—————————-

Noviembre de 2.014.-

Me pregunto muchas veces ¿Cómo estamos dejando que ocurran estas cosas a nuestro alrededor sin hacer nada para remediarlo?

—Esperando estúpidamente que nos quedemos sin frutos vegetales—

Esos avispones emigrados que están despoblando España de abejas, ¿Se hace algo que los detenga? Al ritmo de destrucción que llevan en poco tiempo habrán desaparecido.

 Sin abejas nuestros cultivos no producirán frutos pues son las abejas quienes los polinizan.

¿Es el Instituto de Investigaciones Científicas el centro de inventiva y sabiduría que debiera ser? Quizás por culpa de los gobiernos les falten medios económicos o tal vez estén apoltronados como todos aquellos que una vez conseguido el empleo soñado solo piensan en decorar su despacho y que les suban el sueldo.

Entomólogos, químicos, toxicólogos y biólogos deben estudiar una estrategia de contraataque.

¿El veneno de los avispones es más poderoso que el de las abejas?

¿El de las abejas no consiguen ni siquiera atontar a los avispones?

Analizar ambos venenos y ver sus características esenciales.

Buscar un elemento que inmunice a las abejas ante el veneno de sus asesinas y otro u otros que fortalezcan el propio para que mate a los avispones.

Cambiar en varias abejas reina su ADN introduciendo los factores determinantes conseguidos para que de sus millones de huevos surjan ejércitos de abejas que, además de seguir yendo de flor en flor como siempre, sean inmunes e implacables con sus enemigas.

Enero 2.015

—–Permitiendo que nos roben con toda desfachatez—–

Cuando acabó la guerra civil española, con los pueblos arrasados y los campos devastados casi toda la población campesina se fue a las ciudades, como allí también estaban los edificios muy dañados tenían trabajo, pasando de agricultores a albañiles. Unos vivían en edificios en ruinas, otros con materiales diversos y desechados se fabricaban una chabola y se iban formando poblados en los aledaños de las ciudades. Los más cucos iban a los edificios habitados y se ofrecían a los vecinos para limpiar portal y escaleras, recoger la basura, etc. por ocupar a cambio de ese trabajo los pequeños espacios de almacén anexos al portal como vivienda para su familia. Así nació la estirpe de los actuales porteros que no faltan en ningún edificio hoy en día.

A medida que la economía de cada emigrante crecía volvían sus ojos a la casa que dejaron en el pueblo y poco a poco en sus vacaciones la iban arreglando. Antes de la guerra raro era el pueblo que tuviera electricidad, agua corriente y mucho menos teléfono, pero ahora las compañías de electricidad y teléfonos veían un negocio fabuloso con las necesidades de esos pueblos. Todos los vecinos pedían que les llegaran ambos servicios y las compañías cobraban fortunas por instalar los postes y los cables hasta allí.

Todo el que podía contrataba esos servicios cuya llegada ya les había costado un dineral y ahora debían pagar más por su conexión.

Como vivían en las ciudades y al pueblo iban en vacaciones y poco más, el consumo de electricidad y teléfono era mínimo, por ello las compañías pidieron al gobierno que autorizara el cobro de un mínimo para amortizar las instalaciones, que ya eran suyas, más que amortizadas pues las habían cobrado a precios astronómicos.

El gobierno accedió y se impuso un consumo mínimo. Si no llegaba a él se le cobraba igualmente. Todos los meses se pagaba tarifa no consumida, pero en verano, Navidades u otras fechas que podían estar allí y el consumo superaba ese mínimo lo absorbía y no lo cobraban al principio, mas de buenas a primeras la factura ponía lo consumido en un mes de veraneo y se añadía el famoso mínimo que había sido sobrepasado con creces.

Las protestas fueron en vano ya que se inventaron un impuesto, ya no era un mínimo era algo que se debía pagar aparte del consumo. Estafas bajo los nombres como término fijo, cuota de servicio, potencia contratada, tarifa energética, etc. empezaron en la postguerra y hoy siguen y cada vez más elevados.

Como caso de vergüenza suprema voy a transcribir una factura de agua del Canal de Isabel II en Madrid.

El servicio es uno pero te lo ponen en tres fases Aducción, Depuración y Distribución, causa de esta trifurcación en la factura, pues muy claro, a cada una le asignan un precio y te añaden una de esas estafas como término fijo o cuota de servicio:

Aducción –

Consumo: 226 m3 a 0,2968 € = 67,08 + 10%IVA = 48,68

Cuota de Servicio: 152,19 + 10%IVA = 167,41

Depuración -

Consumo: 226 m3 a 0,3118 = 70,47 + 10%IVA = 77,52

Cuota de Servicio: 59,66 + 10%IVA = 65,63

Distribución –

Consumo: 226 m3 a 0,1336 = 30,19 + 10%IVA = 33,21

Cuota de Servicio: 69,26 + 10%IVA = 76,19

Como irónico y cínico colofón al atraco añade:

Parte fija denominada Cuota de Servicio, es el concepto de disponibilidad del servicio y se factura independientemente de que haya habido  consumo o no.

 Así pues tenemos que 226 m3 de agua valen, incluido el IVA, 48,68 + 77,52 + 33,21 = 159,41 euros que serían 0,71 € el m3

El robo no se trata de una sisa de pequeñas proporciones pues estafan 167,41 + 65,63 + 76,19 = 309,23, el doble del valor del agua, que eleva el precio del m3 por encima de los dos euros.

 Por si esto fuera poco, los gobernantes autonómicos que pueden manejar a su antojo todo lo que es público, han prohibido al Canal seguir facturando a los madrileños como se hacía desde más de un siglo. Tienen que facturar a una empresa intermediaria inútil que ellos han fundado y solamente sirve para subir el precio que se embolsan los socios de esa sociedad no tan anónima como desearían ya que todo el mundo supone quienes son los que poseen las acciones. Ahora esa empresa llamada Canal Isabel II Gestión es la que factura los millones de metros cúbicos que se consumen diariamente en Madrid. Con subir un par de céntimos cada uno que los consumidores no lo notan, roban una fortuna mensual.

Una compañía de electricidad, Iberdrola concretamente, también se ha sumado al timo. Iberdrola Gestión es de la misma empresa que se factura a sí misma y de la segunda salen las facturas de los consumidores con un fraudulento pellizco de más, por si fuera poco lo que ya roban en la primera. Aquí tengo a mano una factura de Endesa, no Iberdrola, aunque son el mismo perro con distinto collar.

Al principio de la factura ya te aclaran las razones por las que te van a robar.

Producto contratado: Tarifa Luz Endesa Nocturna

Facturación por potencia contratada es el resultado de multiplicar los kilovatios consumidos por el precio del término de potencia contratada:

5,5 Kw x 0,117126 x 63 días = 40,58

5,5 KW x 0,117126 x 6 días = 3,87  

Facturación por energía consumida es el resultado de multiplicar los KW consumidos en el período de facturación por el precio del término de energía contratado, que incluye el precio del término de energía del peaje de acceso. (Nueva palabreja para robar)

Importe período punta (de día) = 62,83

Importe período valle (de noche) = 77,76

En los anteriores importes se ha incluido la cantidad de 27,91 € del peaje de acceso 

Así que resumiendo tenemos: Importe del consumo real son 62,83 + 77,76 = 141,59 menos los 27,91 del invento del peaje quedan solamente 113,68 euros. Ese  27,91 más el otro invento de la potencia contratada 44,45 suman 72,36 robados continuamente con el apoyo de  los gobernantes, para que al  fin de su trayectoria política les contraten como fingidos asesores con unos enormes sueldos insultantes para los verdaderos trabajadores del país.

Agosto de 2.015

Es lamentable la escalada de muerte que agobia a los sirios desplazados intentando llegar a Europa, que ha costado ya muchos cientos de vidas perdidas en el mar y los supervivientes llenan las zonas sur de los países mediterráneos europeos buscando poder llegar al centro de la UE, pero se quedan en otros recintos tan incómodos como los que dejaron atrás.

            La Comunidad Europea está tratando de que cada país acoja a un número de desplazados y como siempre siguen siendo soluciones estúpidas de políticos incompetentes.

            Varios millones de sirios están en campos de Turquía, Líbano, Jordania, Egipto y Libia, que al principio les acogieron con agrado proporcionándoles comida, asistencia médica y un lugar para descansar, pero la cantidad ya es tan grande que sus buenas intenciones tropiezan con la escasez de medios para seguir atendiéndoles con eficacia.

            La solución ideal es que los campos provisionales que ceden esos países sean atendidos por la ONU, en el departamento para la atención de refugiados, que no sé como se llama. La ONU debe pedir a cada país, no solamente de Europa, sinó americanos, árabes y asiáticos un aporte mensual de dinero para que los gastos de esos campos sean compartidos por todo el mundo civilizado y se instalen barracones desmontables, ropa de abrigo y mantas, tiendas de campaña amplias situadas en lugares algo elevados o en declive donde las lluvias no formen charcos en ellas, un gran hospital de campaña con un extenso equipo médico para atenderles y unas cocinas enormes para suministrar alimentos tres veces al día.

            Si en Turquía, por ejemplo, hay tres millones de desplazados se pueden formar diversos campamentos para que no se congestionen con tantas personas, los turcos cederán terrenos baldíos encantados por no tener que sufrir ellos penurias por ayudarles, que ya bastante han hecho. Organizando de este modo el Líbano, Jordania, Egipto y Libia nadie querrá ir desesperadamente a Europa pensando que allí encontrarán la felicidad, cuando realmente lo que encuentran es otro campamento similar al que dejan atrás.

            Ellos no vienen a Europa porque quieran huir de Siria para siempre, sinó del desastre de tantos refugiados que no pueden ser atendidos por ser demasiados. Les interesa quedarse en donde están ya que son sirios y desean volver allí cuando se acabe la guerra y puedan reconstruirla e instalar un gobierno normal sin califas ni dictadores tiranos.

            Por otra parte, cuantos fanáticos islamistas vendrán fingiendo ser pobres refugiados y llenarán todos los países de Europa de células terroristas. 

            De este modo estarán junto a su país esperando regresar a él, serán atendidos por la ONU con la ayuda de casi todos los países sin producir problemas económicos a las naciones que los acogen, no volverán a jugarse la vida en un viaje a ninguna parte agradable y las mafias que los engañan, roban, e indirectamente los  asesinan al embarcar en una nave desvencijada el triple de su capacidad máxima, serán perseguidos sin descanso por policías internacionales.